NARCOTRÁFICO, PRESENTE

*El Ejército de Guatemala informó que fue hallada una aeronave en la cual se presume ha sido utilizado para el transporte de droga en San Andrés Petén

José Sánchez López/Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/La Opinión de México

(Sexta de siete partes)

Chetumal.- En los actos de contrabando, igual existe el peligro latente del crecimiento del comercio de las drogas. Esto, por la ola de narco-aterrizajes que se han dado en las últimas fechas en el nuevo llamado “Triángulo Dorado”, marcado entre las colindancias de los países de Guatemala, Belice y México.

El pasado 27 de enero, el Ejército de Guatemala informó que fue hallada una aeronave en la cual se presume ha sido utilizado para el transporte de droga en San Andrés Petén, fueron localizados 16 paquetes de cocaína en la palangana de una camioneta cubierta por una lona de color verde, además del decomiso de armas y otro vehículo que podría transportar estupefacientes.

Al lugar arribaron agentes de la Policía Nacional Civil para efectuar la investigación.

De igual forma, el 22 de enero fue localizado un avión cerca de las aldeas Carmelita y Crooked Tree, en Belice, el cual se presume fue usado para transportar droga.

El avión con el registro HS 125 HAWKER SIDLEY es similar a otros que se han utilizado para transportar material ilícito en el vecino país de Belice.

Testigos de la zona declararon que a las 3:30 horas, escucharon el motor de la aeronave cuando sobrevolaba por el lugar. Cabe señalar que no hubo detenidos.

Y el mes pasado, se dio una ola de aterrizajes en los tres países que dieron como resultado una movilización de las fuerzas castrenses y policiales de las naciones involucradas.

FRONTERA SUR, RUTA DE TRASIEGO

La frontera sur de la República Mexicana se ha convertido en la ruta del trasiego de las drogas, y en donde, pese al combate de las autoridades de la milicia -que han logrado “desaparecer” más de 100 pistas clandestinas- no han logrado detener a las narcoavionetas que continúan aterrizando en comunidades de los estados de Campeche y Quintana Roo.

Lo anterior fue confirmado en su momento por el general Miguel Ángel Huerta Ceballos, comandante de la 34ª Zona Militar, quien reconoció que Quintana Roo continúa siendo la ruta del trasiego de las drogas y por ende de las narco-avionetas que transportan enervantes desde Venezuela y Colombia con rumbo hacia los Estados Unidos.

Dijo que en lo que fue de 2019 se registraron más de 100 vuelos de narco-avionetas provenientes, hechos documentados, en la frontera Sur de Quintana Roo; y agregó, que cada vuelo que es detectado se aplica un protocolo cuyo objetivo es evitar que las aeronaves aterricen en tierras quintanarroenses.

Sin embargo dejó en claro que aunque se ha reforzado la zona y detectado los vuelos es difícil erradicarlo y evitar que lleguen al país, y por ende, a la entidad; también, mencionó que en 2018 se registraron varios eventos similares.

Sol Quintana Roo ha informado en reiteradas ocasiones que los municipios de Bacalar y Othón P. Blanco, respectivamente, se han convertido en verdaderos bastiones de las células de la droga.

Y, por ende, municipios donde la mayoría de las aeronaves llegan cargadas de cocaína son provenientes de Colombia, Centro y Sudamérica. Estas descienden, descargan sus productos, y posteriormente, son enterradas o quemadas en el mencionado triángulo de las narcopistas, ubicado entre Belice-Bacalar-Campeche, sitio exacto donde se realiza el bombardeo de droga.

Literalmente Quintana Roo se convirtió en los primeros meses de 2020 en el centro de atención de las narco-células nacionales y extranjeras, al grado de convertirse en el primer estado con más avistamientos, aterrizajes forzosos, quema de aeronaves y decomiso de enervantes.

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados