InicioPortadaNacionalNO PAGÓ DERECHO DE PISO: ¡MÁTALOS A TODOS!

NO PAGÓ DERECHO DE PISO: ¡MÁTALOS A TODOS!

*David Saucedo, consultor temas de seguridad, informó que uno de los organizadores del evento, dedicado a este negocio, se había negado a pagar el denominado “derecho de piso” a los criminales

*Versión oficial: no dejaron entrar a los sicarios a la fiesta, se fueron y regresaron amados. Ingresaron por el acceso principal del pueblo a bordo en al menos dos vehículos a toda velocidad y se dirigieron a la exhacienda, llegaron y comenzaron a disparar indiscriminadamente contra todos

Todas comenzaron a correr cuando escucharon que los hombres armados dijeron “mátalos a todos a la ver…” y comenzaron los disparos. Así comenzó el infierno en la ex hacienda de San José del Carmen, en Salvatierra, Guanajuato

Redacción/Sol Guanajuato

León, Guanajuato. – Se calcula que en la posada había cerca de 100 personas y que todas comenzaron a correr cuando escucharon que de parte de los hombres armados dijeron “mátalos a todos a la ver…” y comenzaron los disparos. Así comenzó el infierno en la ex hacienda de San José del Carmen, en Salvatierra, Guanajuato.

Balas, gritos, caos y terror. Cuando la policía llegó encontró a jóvenes de entre 16 y 30 años tirados en el suelo, unos estaban sin vida, otros luchaban por vivir. Afuera había 7 vehículos incendiados y adentro, en el suelo, encontraron 195 balas en total.

Uno de los sobrevivientes de la masacre en la ex hacienda de San José del Carmen, narró el terror que se vivió justo en el momento en el que sujetos armados ingresaron y perpetraron la masacre de 11 jóvenes, según cifra oficial modificada de la Fiscalía del Estado, pues inicialmente informó de 12 muertos

“Yo dije, ya van a empezar a tronar sus pistolas, hasta que empezaron a cortar cartucho y dijeron, ‘mátenlos a todos a la verga’ (sic), empezaron las balas y todos a correr”, dijo.

Señaló que la música del grupo Dinastía Cornejo aún sonaba: él estaba parado platicando con otro amigo, cuando vio a varios sujetos ingresar al lugar, lo cual le pareció extraño.

Los organizadores del evento notaron su presencia y se acercaron a ellos para saber quiénes eran, cuando de pronto, “empezó el desmadre”, dijo.

“Las personas entraron con armas largas, entraron y como le digo, estás en una fiesta y toda la gente está en su desmadre, cuando entraron las personas armadas, los chavos aquí se arrimaron a ver qué onda y cuando vieron que traían armas, (…) se sintieron agredidos y fue cuando empezó todo el desmadre”.

Señaló que tras escuchar las ráfagas corrió y trató de esconderse entre la maleza. Mientras lo hacía, escuchó a lo lejos a un hombre dar la orden de “matar a todos”

DERECHO DE PISO

Las primeras hipótesis oficiales de lo ocurrido el pasado 17 de diciembre en la exhacienda de San José del Carmen, municipio de Salvatierra, Guanajuato, indican que el ataque fue perpetrado por un grupo de “colados” que asistió a la posada.

De acuerdo con información recabada por la Unidad Especializada en Investigación de Homicidios, a través de más de 35 entrevistas, este grupo de personas que no estaban invitadas llegó al lugar de la convivencia, por lo que varios de los asistentes que se encontraban en el evento les pidieron que se retiraran.

Los sujetos se retiraron del lugar, pero posteriormente regresaron acompañados de otro grupo de personas que portaban armas de fuego, y fue en ese momento que comenzaron a disparar contra los presentes, además de provocar daños por incendio a diversos vehículos de motor que se encontraban estacionados en el lugar.

Testimonios recabados por medios locales señalan que al menos cuatro «colados» habrían llegado a la posada cerca de la medianoche.

Sin embargo, luego de tener un desencuentro con algunos de los asistentes que les negaron la entrada, regresaron y desataron el pánico dentro de la fiesta y en toda la localidad.

Cerca de las 3:00 de la madrugada, el grupo armado ingresó por el acceso principal del pueblo a bordo de al menos dos vehículos a toda velocidad y se dirigió a la exhacienda, en donde ingresaron y comenzaron a disparar indiscriminadamente contra todos los asistentes.

Sin embargo, hay otra versión que ha hecho poco eco en la prensa. Uno de los organizadores de la posada en Salvatierra se negó a pagar derecho de piso, aseguró el consultor de temas de seguridad, David Saucedo.

David Saucedo, consultor temas de seguridad, comentó que hay versiones de familiares de los jóvenes fallecidos en el sentido de que uno de los organizadores del evento, dedicado a este negocio, se había negado a pagar el denominado “derecho de piso” a los criminales.

Familiares de las víctimas le revelaron esto al especialista de seguridad. “Se había resistido a pagar derecho de piso, y había cambiado la organización de estos eventos a una nueva localidad, justamente esta hacienda”, señaló.

La masacre ocurrió en una casona de campo de San José del Carmen, lugar que usualmente es alquilado para realizar fiestas.

David Saucedo explicó que el municipio de Salvatierra, está es disputa por dos cárteles: Santa Rosa de Lima y CJNG. Añadió que las víctimas son jóvenes que no tenían ningún tipo de antecedente criminal, ni ligas con la delincuencia.

Detalló que los cárteles se están dedicando no solo al combate a las estructuras del narcomenudeo sino que están subiendo la violencia de los ataques.

Los jóvenes estaban celebrando una fiesta decembrina cuando fueron atacados por un comando del crimen organizado que sin más llegó y abrió fuego con armas largas en contra de la gente allí presente y además hicieron una quemazón de autos.

Extraoficialmente, se comentó que al parecer el dueño del bien inmueble en donde se llevaba a cabo la fiesta era extorsionado por los hampones desde tiempo atrás y al parecer se había negado a seguir pagando su “cuota de piso”, consecuentemente los estafadores procedieron a darle su escarmiento y quienes pagaron con sus vidas fueron personas inocentes.

Según los testimonios recabados a los sobrevivientes del ataque a la posada en Salvatierra, una vez que el comando asesinó a los jóvenes que asistían a la fiesta decembrina en la ex hacienda de San José del Carmen tuvieron que enfrentar otro calvario: la lenta respuesta de las autoridades.

Los testigos narraron que una vez que pudieron acceder al patio de la exhacienda para comprobar el estado de sus compañeros caídos, llamaron al 911 y a partir de ahí esperar hasta una hora y media para que las primeras ambulancias llegaran al lugar.

Entre la desesperación, algunos asistentes tomaron sus vehículos y trataron de llevar a al menos un par de heridos, quienes fallecieron en uno de los casos falleció en el trayecto y otro más mientras ingresaba al nosocomio.

“Los cuerpos quedaron en el patio de la hacienda y fueron momentos de terror, los atacantes se salieron del lugar y siguieron disparando, quemaron vehículos y motocicletas”, narró un testigo.

Esta matanza llega un par de semanas después del brutal asesinato de seis jóvenes en Celaya. Tenían entre 18 y 23 años. Estudiaban medicina. Pablo Fabián Orozco Mateos apenas estaba empezando. Su hermano Jesús Virgilio se graduó en enero. Su primo, Pedro Mateos Puente, ya estaba en séptimo semestre. Junto a ellos, sus amigos Bryan Jesús Amoles Gasca y José Eduardo Freire Ortega. Entre las víctimas se ha identificado también a Luis Giovanni Juárez.

Cinco de los cuerpos se encontraron con disparos de bala dentro de un coche, en un camino de terracería, otro estaba a unos metros entre unos matorrales.

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados