InicioReportajes EspecialesNarcotráficoNUEVO LEÓN, SEGUNDO CON PROBLEMAS FINANCIEROS

NUEVO LEÓN, SEGUNDO CON PROBLEMAS FINANCIEROS

Redacción/Sol Quintana Roo/Sol Yucatán/Sol Campeche/La Opinión de México

TERCERA Y ÚLTIMA PARTE

Monterrey.- De acuerdo a la Auditoría Superior de la Federación, Nuevo León es el segundo estado con mayores cantidades sin aclarar, con 5 mil 823 millones de pesos. En primer lugar, aparece Veracruz, con 7 mil 458 millones; en tercer lugar Quintana Roo, con 2 mil 62 millones y en cuarto sitio Tamaulipas, con mil 594 millones de pesos.

Otro expediente en el que la ASF detectó un desfalco al erario público fueron los 536.3 millones de pesos provenientes del Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y Gasto Operativo, que el gobierno de Nuevo León no pagó al personal docente.
El órgano fiscalizador también identificó 527.3 millones de pesos en pagos a tres mil 889 plazas no regularizadas con respecto al proyecto de presupuesto aprobado y 445.1 millones de pesos que el gobierno de Nuevo León pagó en las nóminas de transferencias, asignaciones, subsidios y otras ayudas laborales, pero sin documentos para su comprobación.

Los malos manejos del gobierno de Rodríguez Calderón también impactaron en rubros sensibles como la salud, ya que El Bronco no presentó documentación comprobatoria que amparara la utilización de 266.1 millones de pesos provenientes del Fondo de Aportaciones para Servicios de Salud (FASSA).

En otro rubro, ya como aspirante a la candidatura a la presidencia, El Bronco aseguró haber conseguido dos millones 34 mil 403 firmas. Sólo que un número importante de los que supuestamente apoyaron su postulación, estaban muertos, no aparecían en el registro del INE o sus nombres y números de credencial estaban repetidos, lo que originó que el Instituto Nacional Electoral sólo le validara 849 mil firmas que le eran insuficientes para aparecer en la boleta.

Se dio entonces una resolución muy cuestionada. El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, determinó que se había violado su derecho de audiencia y cómo sólo le faltó el 1.92% de firmas para convertirse en candidato, ordenaron al INE lo registrara.

Después, ya con la candidatura en el bolsillo, arrogante, irreverente y grosero, Rodríguez Calderón retó al resto de los candidatos, a los que llamó “capirotadas que representan lo mismo” y los instó a regresar el dinero público que les fue otorgado para sus campañas.

“Si son honrados y honestos, que les regresen el dinero a los mexicanos, que yo por mi parte no aceptaré un sólo peso del INE”, aseguró, porque serán los ciudadanos quienes hagan las aportaciones para solventar mis actividades de campaña.

En 2010, cuando el municipio de García Nuevo León estaba bajo la administración de Rodríguez Calderón, se dio un conflicto de tierras con la implicación de funcionarios municipales, que dejó un profesionista acribillado por militares y casi 300 familias despojadas.

Se trata de la historia de El Palmital, que El Bronco siempre ha evadido.

Un caso de injusticia e impunidad ocurrido el 28 de octubre de 2010, cuando los habitantes de ese predio, que ocupaban 18 años atrás, veneraban a San Judas Tadeo en una pequeña capilla.

Ese día, el arquitecto Fernando Osorio Álvarez, de 33 años, empleado de la empresa Construcciones y Servicios del Noreste (Cosene), fue acribillado por militares en la carretera García-Icamole, en las inmediaciones de El Palmital.

El arquitecto iba al frente del personal que realizaría el desalojo ilegal del predio, acompañado por civiles y policías armados. Apoyado por trascabos arremetieron contra las viviendas y acabaron con todo, incluidos los animales. Las 280 casas asentadas en el terreno, junto con la capilla, quedaron reducidas a escombros y 17 personas fueron detenidas.

La mañana siguiente la Procuraduría General de la República señaló en un boletín que Osorio Álvarez había muerto en un enfrentamiento entre sicarios y militares y que cuando acabó, fueron detenidos 12 policías municipales que dispararon contra un convoy militar.

Rodríguez Calderón, en su calidad de alcalde, informó de la muerte de Osorio Álvarez, la detención de los trabajadores y justificó la presencia de los policías del municipio “porque custodiaban” el predio para evitar una invasión”.

Los despojados documentaron que el desalojo de la constructora se perpetró con el aval del alcalde Rodríguez Calderón, por lo que se programó una diligencia para el 3 de noviembre, cinco días después del desalojo, para que, de acuerdo al expediente del juicio administrativo civil 710/2008, radicado en el Juzgado Segundo Civil de la entidad, los colonos demostraran que tenían 18 años de vivir en El Palmital.

El ayuntamiento de García les había entregado el permiso en 1992. Años después, el 26 de julio de 2004, el gobierno estatal publicó en el Periódico Oficial información sobre la soberanía del terreno, por lo que, si el ayuntamiento deseaba desincorporarlo o enajenarlo, tendría que negociar con los colonos.

Pero Rodríguez Calderón había decidido vender y por eso procedió al desalojo, aunque ello costara vidas humanas y el encarcelamiento de inocentes.

Por otra parte, en tres años de gobierno del Bronco los índices delictivos no han descendido, de acuerdo al resultado del pulsómetro de seguridad, elaborado por especialistas del Tec de Monterrey, en el que concluye que la percepción de seguridad es menor a la de 2015, cuando llegó a la gubernatura.

El Bronco ha fallado no solo en el combate a la corrupción y a la inseguridad, sino inclusive en garantizar su honestidad, como lo demostró el “cobijagate” conocido al inicio de su mandato como gobernador.

Otro “prietito en el arroz” del equipo del Bronco fue su amigo Roberto Flores Treviño, al que nombró procurador. Se conoció que tuvo una denuncia legal en Las Vegas entre 1999 y 2011 por la expedición de cheques sin fondos para pagar deudas de juego.

Y mientras el estado se debate entre la apatía de su gobernante y la inseguridad rampante, el Bronco sigue atendiendo sus negocios como el del tequila Bronco Independiente y las tiendas Bronco Independiente Western Boots.

Su papel como gobernador llegó a ser tan cuestionado, que, en la etapa de recolección de apoyos de los aspirantes independientes a una alcaldía o diputación, tuvieron que aclarar a los ciudadanos: “Soy independiente del independiente”, como Miguel Quezada, ex aspirante a la alcaldía de Escobedo Miguel Quezada, quien se vio obligado a aclarar a los vecinos que su candidatura era de verdad independiente y no tenía ningún vínculo con Rodríguez Calderón.

Para politicólogos, el fracaso de Rodríguez Calderón es explicable y proporcional a la manera como llegó al poder, ya que el porcentaje de respaldo que le dieron fue de 48 puntos y ahora todos los que te apoyaron pelean su parte, ya sea constructoras, políticos, empresarios, delincuencia, etcétera, lo que lo hace todo, menos bronco y nada independiente.

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados