InicioReportajes EspecialesNarcotráficoOSIEL CÁRDENAS TRAICIONÓ AL CÁRTEL DEL GOLFO  (2/7 PARTES)

OSIEL CÁRDENAS TRAICIONÓ AL CÁRTEL DEL GOLFO  (2/7 PARTES)

*Para ser el líder mató a su amigo, compadre y jefe: “El Mata-amigos”

*Traicionó al Cártel del Golfo por lo que “Los Zetas” desertaron

*“Negoció” su condena en EU con información y 50 millones de dólares

Redacción / Sol Quintana Roo / Sol Yucatán / Sol Campeche / La Opinión de México 

Ciudad de México.- Osiel Cárdenas Guillén, fue el tercero de cinco hijos del matrimonio formado por Enrique Cárdenas, campesino dedicado a la siembra de sorgo y Manuela Guillén, dedicada al hogar.

Nació el 18 de mayo de 1967, en el rancho «El Caracol», en la ciudad de Matamoros, Tamaulipas. Sus hermanos fueron Mario, Liliana, Homero y Antonio Ezequiel.

Rebelde, indisciplinado, a los 14 años se fue de su casa y por algún tiempo trató de sobrevivir solo, hasta que finalmente decidió irse a vivir a la casa de su hermana Liliana, donde tuvo que trabajar para ayudar a la familia, por lo que entró como ayudante de mecánico en un taller de las calles 14 y Morelos, en Matamoros, y después como obrero en una fábrica maquiladora.

En ese tiempo su grado máximo de estudios era la secundaria, que cursaba en una escuela nocturna ubicada en la Calle Cuarta y González, en Matamoros, al tiempo que alternaba sus estudios con un trabajo en el restaurante El Mexicano, primero como lavaplatos, luego mandadero después como mesero y más tarde como “sacamaloras”.

Es en ese sitio donde descubre la venta de droga y se enrola como narcomenudista, aunque se cambia el nombre por el de Alberto Salazar González.

Al darse cuenta del “negocio” y que ganaba mucho más que como sacaborrachos, su ambición crece y se mete de lleno al narcotráfico, ya no tan sólo como vendedor de droga al menudeo, sino como “pasador” y después como narco independiente, por su cuenta, formando parte de lo que entonces llamaban el “Cártel de a Kilo”.

Conforme va escalando los niveles del narcotráfico se vuelve más presuntuoso y como está a disgusto con su aspecto físico, porque mide un metro 65 centímetros, pero su cuerpo presenta ciertas partes amorfas, brazos más largos de lo normal y calza del número nueve y medio, además de sufrir alopecia (calvicie prematura), decide cambiar de fisonomía.

Se hace un implante de pelo para evitar que la calvicie avance, se somete a una intervención para tener “barba partida” y verse atractivo, viste de manera elegante y exige a la gente que ya trabaja para él que le llamen “ingeniero”.

A los 19 años se casa con Celia Salinas Aguilar, empleada de una fábrica, con quien procrea tres hijos: Celia, Osiel y Grecia Cárdenas Salinas. Ya para entonces estaba metido de lleno en el negocio de las drogas.

En 1989, es detenido en Matamoros por los delitos de homicidio, abuso de confianza y daño a propiedad ajena. Pasa una noche en la cárcel y sale bajo fianza. Un año después, el 7 de marzo de 1990, regresa a prisión por los delitos de amenazas y lesiones, pero queda libre el mismo día al depositar una caución.

En 1992, a la edad de 25 años, es detenido en Brownsville, Texas al encontrársele dos kilos de cocaína, por lo que en 1993 es sentenciado a 63 meses de cárcel. El 2 de enero de 1994 regresa a México en un intercambio de reos entre las autoridades de México y las de Estados Unidos y es preliberado el 13 de abril de 1995.

En ese lapso, ya había entablado contacto con narcotraficantes colombianos y es cuando consolida su posición ya como un narcotraficante de cierto nivel y comienza a manejar grandes cargamentos de cocaína provenientes de Colombia.

Pero aún no daba el salto que lo convertiría en todo un capo y para ello, se vale de la amistad que ya había logrado con Ángel Salvador “El Chava” Gómez Herrera, que era uno de los hombres importantes del Cártel del Golfo, considerado el más antiguo de México.

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados