InicioHoy EscribeOTRAS INQUISICIONES

OTRAS INQUISICIONES

*Ricky” Di Portanova y la Villa Arabesque

Pablo Cabañas Díaz/La Opinión de México

Nieto del barón italiano Paulo di Portanova, Enrico “Ricky” Di Portanova (1933-2000), nació en Los Ángeles, pero fue educado por su padre en Italia. Fue heredero a través de su madre, Lillie Cranz Cullen, de la fortuna de su abuelo, Hugh Roy Cullen (1881-1957).  Su abuelo es considerado una de las figuras más importantes de Texas durante la era del boom petrolero. Hugh Roy Cullen fue un auténtico héroe capitalista. Con una educación de apenas quinto grado, se convirtió en uno de los hombres más ricos del mundo. Encontró petróleo por primera vez cerca de Houston en 1928. Continuó haciendo hallazgos importantes, su mayor éxito fue el campo Tom O’Connor, que tenía un valor estimado de mil millones de dólares en los años 40 del siglo pasado. Según su biografía autorizada, Hugh Roy Cullen: A Story of American Opportunity, publicada en 1954, “había librado una guerra santa personal contra las dos cosas que más temía: la creciente fuerza del gobierno federal y las contagiosas ideologías extranjeras”.  

La historia de  la mamá de “Ricky” , Lillie es como la de su padre. Era una heredera estadounidense que fue conquistada por un playboy italiano que se haría llamar barón. Paolo di Portanova y Lillie Cranz Cullen se casaron el 16 de diciembre de 1932 y ocho meses después, el 16 de agosto de 1933, ella dio a luz a su primer hijo, circunstancia que en aquellos años era motivo de vergüenza mortal. Hugh Roy Cullen no desheredó a su hija, pero ella parece haber desaparecido de su vida. Se la menciona ocasionalmente en su biografía, pero nunca se la describe, y si alguna vez asistió a alguna de las grandes celebraciones que los Cullen celebraron en Houston, los periódicos no se dieron cuenta.

 “Ricky” fue un personaje extravagante del jet set internacional. Una vez enumeró las mejores cosas de la vida como: «sol, sexo y espaguetis». Tuvo casas en Roma y Acapulco. “Ricky”, dejó Roma, donde trabajaba en el negocio de joyería, a principios de 1960 para reclamar la herencia de su abuelo en Houston. Originalmente, recibía cinco mil dólares al mes, pero a principios de la década de 1980, la suma había aumentado a un millón y medio de dólares. El barón llegó a Acapulco por primera vez en 1970. Comenzó a construir Villa Arabesque en 1978. Su mansión en su mejor época contaba con 28 recámaras, 26 baños, cinco cocinas, cuatro albercas, cascadas cubiertas, un club nocturno, una torre con guardias armados con ametralladoras y una plataforma de aterrizaje de helicópteros en la azotea. Poseidón con una capacidad para 200 personas. El arquitecto Aurelio Muñoz Castillo, propuso al barón construir dentro de la villa una discoteca privada. La arquitectura de la discoteca retomó el aspecto del lecho marino, de ahí su nombre discoteca Poseidón con una capacidad para 200 personas. Había habitaciones para 15 empleados de servicio, necesarios para el buen funcionamiento de la casa que se llenaba de invitados famosos como Joan Collins, Roger Moore, Sylvester Stallone, Plácido Domingo entre otros. Sin duda fue un sueño acapulqueño, de las «Mil y Una Noches». Organizaron una gran fiesta para abrir esta mansión el 20 de diciembre de 1982. En este video se puede apreciar esta enorme mansión: https://www.youtube.com/watch?v=MzHtj7ms7pQ

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados