InicioPortadaNacionalPELIGRO LATENTE

PELIGRO LATENTE

*Jaguares de la Península de Yucatán: En riesgo por Tren Maya, desarrollos inmobiliarios y caza furtiva

Claudia V. Arriaga Durán/Corresponsalías Nacionales/Grupo Sol Corporativo

Yucatán. – El 1 de mayo hallaron a un jaguar que falleció atropellado en la carretera de Quintana Roo; se encontraba en la carretera 180 D, pasando caseta de cuota El Tintal, en dirección a Valladolid. Su cola estaba mutilada y había sangre y espuma saliendo por su boca.

Desde el 2018, Jaguar Wildlife Center A.C. se dedica a contabilizar el número de jaguares que fueron atropellados o que aparecen muertos en las carreteras. La cifra de momento asciende a 13, aunque están seguros que podría ser mayor.

Del 2022 al 2024 registró al menos nueve jaguares que murieron atropellados. Los reportes fueron realizados por voluntarios y la ciudadanía, es decir, que existe la posibilidad de que el número sea mayor.

Mencionaron que desde que iniciaron los trabajos de desmonte del Tramo 5 sur y norte del Tren Maya aumentaron los atropellamientos de fauna silvestre: jaguares. Explicaron que no solo fragmentó los ecosistemas, sino que también puso en riesgo la biodiversidad, y especies en peligro de extinción como los jaguares (Nom. 059 Semarnat).

“Hay un problema visible que se aminora y lo más preocupante es que se normalice que mueran animales tan importantes y especies prioritarias para la conservación como el jaguar, y no se tome en cuenta un reporte tan grave de un animal en peligro de extinción”, expresó en entrevista, el representante de Jaguar Wildlife Center A.C., Raúl Padilla.

En el caso de este último jaguar que hallaron en la carretera desconocen que ocurrió con el cuerpo o sí alguna persona reportó a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa).

“A unas horas de hallarlo desaparece el cuerpo, pero aclaramos no sabemos si alguien avisó a las autoridades y estas levantaron el cuerpo para hacer necropsia, o alguien pasó y robó el cuerpo”, explicó Raúl Padilla.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) clasifica a esta especie como Cercano a la amenaza (Near Threatened). La piel de los jaguares, garras y colmillos son comúnmente comercializados.

Tren Maya dejó sin corredores biológicos a los jaguares.

Al inicio el megaproyecto del Tren Maya estaba a cargo del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), sin embargo, en agosto del 2023, entregó la obra a la recién creada empresa Tren Maya S.A. de C.V., que está a cargo de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

Desde el inicio de su construcción en el 2018, el proyecto ejecutivo cambió en varias ocasiones, lo que obligó a cambiar su ruta en reiteradas ocasiones. La Manifestación de Impacto Ambiental se entregó posterior a los permisos, y de manera inconclusa. Situación que se consideró dentro de los agravios que concedieron la suspensión definitiva para que se detengan las obras en el tramo 5 sur del Tren Maya en Quintana Roo.

Sin embargo, la obra continúa y actualmente, está a cargo de la Secretaría de Defensa Nacional (SEDENA). Y aunque consideran que sí hay voluntad por la conservación de la biodiversidad en esta etapa del proyecto, la realidad es que los pasos de fauna que ya fueron edificados no tienen buenos resultados.

El Tren Maya genera un efecto barrera que interrumpe el desplazamiento de los jaguares y otras especies que habitan la selva maya.

“En su momento Fonatur fue responsable y señaló que hay pasos de fauna, pero no vemos que sean funcionales. Vemos las rutas de desplazamiento interrumpidas por un efecto de barrera, que va paralelo a las autopistas ya existentes”, especificó Raúl Padilla.

Las vías del Tren Maya y la red que colocaron causó un efecto paralelo a la infraestructura previa. “El tren viene protegido por una malla ciclónica. Tienes que librar todo eso para saber dónde está un paso de fauna”, acotó Raúl.

Es importante precisar, que no todos los jaguares fueron atropellados en la carretera 307 de Cancún – Chetumal. Aunque el mayor número de cuerpos sí fueron encontrados en esta vía.

LOS JAGUARES

En los registros que proporcionó Jaguar Wildlife Center se encuentra un jaguar atropellado en septiembre de 2022, se trató de una hembra adulta lactante y ocurrió en la carretera 307 por el parque Punta Venado.

A partir de 2023 se sumaron siete más a la lista. En febrero de ese año se encontró el cuerpo de una hembra adulta gestante, es decir, aquí fueron dos, estaba en la carretera 307 por el hotel Nickelodeon. En ese mismo mes hallaron a otra hembra en la misma ruta, cerca de la salida de Felipe Carrillo Puerto hacia Chetumal. En mayo, otra hembra en la carretera que se dirige al municipio de Lázaro Cárdenas por Solferino y uno más en la carretera Kantunilkín – Chiquilá. Finalmente, un jaguar macho apareció en la carretera del municipio de Lázaro Cárdenas.

Y en lo que va de 2024, en febrero se encontró el cuerpo sin vida de un macho adulto por la carretera entre San Felipe y Río Lagartos del estado de Yucatán. El último reportado fue el del 1 de mayo en la carretera 180 D, pasando caseta de cuota El Tintal, en dirección a Valladolid.

Raúl Padilla de Jaguar Wildlife Center A.C. opinó que sí existen alternativas para evitar más muertes de jaguares por atropellamiento. El obstáculo podría ser la inversión económica que implicaría para el resto del desarrollo del Tren Maya. Un ejemplo, de una probable solución será la construcción de los super – claros, que no es otra cosa que un puente que conecta la vegetación de un lado del ecosistema a otro.

Agregó que la implementación de los super- claros (pasos de fauna) para armonizar el megaproyecto también tendría que ser consultada con especialistas en el tema. Antes de construirlos tendrían que ubicar en donde se encuentran los corredores biológicos.

“Deben contactarse con especialistas y gente que les ayude a detectar dónde están estos corredores biológicos de la fauna y las rutas de desplazamiento para que no se interrumpa y ahí se logre efectuar un paso de fauna, ya sea superior, llamados super -claros, los vemos a veces en otros países donde se conecta la estructura del bosque de un lado a otro, la idea es que crucen los animales sin darse cuenta que cruzaron una carretera o vía del Tren”, explicó.

Los pasos de fauna que destinó el Tren Maya para los animales son obras de drenaje, y no es lo más recomendable para cuidar de las especies, menos de los jaguares.

Otras de las especies que también están en riesgo son: el mono araña, ocelote, tigrillo, el tapir, el mono aullador, el tamanduá u oso hormiguero, y el puerco espín.

OTROS RIESGOS PARA LOS JAGUARES

El desarrollo inmobiliario es otro de los factores que pone en riesgo a la fauna silvestre que vive en la selva maya. Los jaguares requieren grandes extensiones de tierra, de al menos 50 kilómetros cuadrados de territorio para desplazarse. De otro modo se pone en riesgo su conservación.

La caza furtiva tampoco se ha erradicado. Apenas hace una semana en la villa de Tihosuco se reportó la caza de un jaguar. Los pobladores lo exhibieron de pie, sin vida y atado con cuerdas. En otra de las fotografías que se publicaron en las redes sociales para denunciar este acto, se aprecia como exhiben los colmillos, que también son comercializados en el mercado ilegal.

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados