InicioPortadaNacionalPENDIENTES JUDICIALES POR RESOLVER

PENDIENTES JUDICIALES POR RESOLVER

*Tramo 5 del Tren Maya tiene temas judiciales sin aclarar en tres municipios de Quintana Roo

Octavio Martínez/Corresponsalías Nacionales/La Opinión de México

Playa del Carmen, Quintana Roo. – El Tren Maya tramo 5, el último entregado por el presidente Andrés Manuel López Obrador en tres municipios de Quintana Roo, tiene pendientes temas judiciales con suspensiones y juicios de amparo que aún no se resuelven.

Se trata del tramo más polémico de toda la obra federal debido a que se desarrolla sobre los brazos de diversos ríos subterráneos que se extienden entre diversas cuevas y cenotes en los municipios de Tulum, Solidaridad, Puerto Morelos y Benito Juárez, además entre una gran extensión de selva virgen que tuvo que ser devastada para el paso de las vías.

A dos años de que se iniciaron los trabajos de desmonte y la entrega del tramo entre Playa del Carmen y Cancún, sobre la obra pesan dos suspensiones definitivas de juicios de amparo indirecto que el gobierno federal se ha negado a acatar.

La medida cautelar más fuerte se desprende del amparo indirecto del expediente 1003/2022, que tramitaron habitantes de Solidaridad, con cabecera en Playa del Carmen.

La demanda fue promovida originalmente contra los trabajos de desmonte que ejecutaron las empresas contratadas por el gobierno federal, labores que fueron realizadas sin ningún tipo de autorización en materia de impacto ambiental a principios de 2022.

Luego de que el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) logró la autorización de los trabajos por parte de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), a mediados de ese año, los quejosos ingresaron una ampliación de la demanda y solicitaron una suspensión porque consideraron que el permiso fue otorgado en condiciones irregulares. 

En un primer momento, el Juzgado Primero de Distrito, de Mérida, rechazó tal pretensión, por lo que inmediatamente los quejosos interpusieron medios de impugnación en noviembre de ese año, que finalmente ganaron, de acuerdo con el expediente de amparo en revisión 270/2023. 

En el recurso de revisión, magistrados federales de Yucatán ordenaron paralizar las obras del Tren Maya tramo 5 Sur, hasta que la autoridad federal demuestre haber realizado estudios de mitigación de impacto ambiental.

Sin embargo, los trabajos no se han detenido, puesto que es en ese tramo donde se erige aún la estación de Playa del Carmen. Además, el pasado 27 de febrero, ambientalistas captaron el momento justo cuando se taladraba la cueva Dos Balas, a unos 30 kilómetros al norte de Tulum.

OTRA SUSPENSIÓN PENDIENTE

Una segunda suspensión de un juicio de amparo indirecto fue decretada a principios de febrero pasado por el Tribunal Colegiado en Materias Administrativas y del Trabajo, de Yucatán, contra cualquier tipo de desmonte en diversas áreas del tramo 5, de Cancún a Tulum, porque no cuentan con permisos de cambio de uso de suelo. 

La medida cautelar tiene su origen en un juicio de amparo indirecto que tramitó un habitante de Solidaridad a finales de 2022 ante el Juzgado Primero de Distrito, de Mérida, el cual radicó la demanda en el expediente 2878/2023.

Tras un largo proceso judicial que llegó a una segunda instancia, el citado tribunal colegiado, instó a las autoridades federales no realicen ningún tipo de desmonte en un área de 52 hectáreas mientras se resuelve todo el juicio, el cual es la superficie que no cuenta con cambio de uso de suelo. El tramo 5 tiene un área de alrededor de 700 hectáreas. 

Sin embargo, como ha ocurrido con otras demandas de amparo y suspensiones, la medida no ha podido materializarse porque los desmontes en varias zonas continúan. El gobierno no acata la orden judicial.

SENTENCIAS PENDIENTES

A principios de marzo de 2022, cuando originalmente Grupo México Acciona inició el desmonte en el acceso al relleno sanitario de Playa del Carmen sin permisos en materia de impacto ambiental, se vino una oleada de amparos que, en su momento, lograron suspensiones que detuvieron las obras ferroviarias por un tiempo aproximado de dos meses.

El reclamo principal era la falta de una autorización emitida por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat). Luego de que el gobierno federal logró las anuencias por medio de sus secretarías de estado, las suspensiones cesaron.

Sin embargo, a dos años de que estos juicios fueron iniciados por los ambientalistas de Playa del Carmen, el Juzgado Primero de Distrito, de Mérida, aún no emite sentencias. Los quejosos esperan lograr medidas de mitigación que el gobierno federal deberá de implementar por toda la obra en caso de salir beneficiados con el veredicto judicial.

Juicios de amparo como el del expediente 884/2022, promovido por los buzos de Tulum, están a la espera de tener una sentencia que les permita acceder al respeto al derecho a un medio ambiente sano, el cual, alegan los quejosos, ha sido afectado por la destrucción de cuevas y cenotes que el gobierno de México continúa perpetrando.

Más leído

¡EMERGENCIA!

HOY ESCRIBE
Relacionados