InicioPortadaPRIVATIZAN EL AGUA A COMUNIDADES

PRIVATIZAN EL AGUA A COMUNIDADES

*Varios municipios de Yucatán solo otorgan el vital líquido a sus pobladores por algunas horas al día

*El Yucatán de Mauricio Vila, agua en abundancia para las empresas, regateó del vital líquido para sus pobladores

*Hay congregaciones que de plano no tienen acceso al agua, pues el Ayuntamiento dejo de pagar agua a la Conagua desde hace varios años. Comunidades mayas tienen que traer el agua de otros lados en mototaxis

*Yucatán, Campeche y Quintana Roo continúan concesionando el agua vorazmente

Claudia V. Arriaga Durán/Corresponsalías Nacionales/La Opinión de México

Mérida, Yucatán. – En Yucatán según datos del Registro Público de Derechos de Agua (REPDA) hay una disponibilidad de 2 mil 59 hectómetros al año (2059.63 hm³/año), pero existen comunidades mayas sin acceso al agua o con tandeos, que es lo mismo que cortes de agua. La medida restrictiva no se aplica a industrias como la cervecería, las granjas avícolas y de cerdos.

A través de 106 solicitudes de información realizadas al mismo número de municipios de Yucatán, se confirmó que hay localidades que solo reciben agua durante una hora u hora y media, tiempo en el que deben llenar sus tinacos o cubetas. La capital del estado, Mérida, no es la excepción, las comisarías de esta ciudad solo prenden las bombas por horas.

En México, el artículo 4 de la Constitución Política de México, reconoce el agua como un derecho humano. Especifica que “Toda persona tiene derecho al acceso, disposición y saneamiento de agua para consumo personal y doméstico”. En ese contexto, es el Estado quien debe definir las bases y su uso equitativo. El decreto poco tiene que ver con la realidad de Yucatán, al sur del país.

Sobresale también qué a la pregunta de los horarios de cortes del suministro de agua en las cabeceras municipales y comisarías, sólo respondieron el 26.42 por ciento de los Ayuntamientos. El resto simplemente ignoró los tiempos de entrega de acuerdo a la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública.

Ayuntamiento de Halachó deja sin agua potable a habitantes

A 87 kilómetros de Mérida, al occidente de Yucatán, se encuentra el municipio de Halachó que, desde noviembre de 2023, no tiene el servicio de agua potable. En números, 21 mil 255 (INEGI, 2020) personas no tienen acceso a este recurso para realizar tareas básicas del hogar como lavar platos, bañarse, cocinar, lavar ropa, etc. El ejido del poblado de Maxcanú le cortó el servicio, ya que desde hace más de 10 años no le pagan por su uso.

Cárcamo seco

Las personas deben invertir más dinero para obtener agua: pagan a quienes tienen pozos de extracción y a mototaxis que se las llevan a sus hogares. Las y los habitantes califican como injusta la situación, ya que por años pagaron el Ayuntamiento de Halachó por el servicio.

“Desde hace casi 2 meses, Maxcanú se dio cuenta de que Halachó no ha pagado la renta por uso de suelo que tiene en tierras ejidales. El ejido decidió cerrar el paso a las bombas de suministro del municipio. Nos dejaron sin agua y el Ayuntamiento no ha mediado ni buscado una solución con el ejido para suministrar agua al pueblo”, explicó en entrevista, José May.

Se desconoce a cuánto asciende la deuda del Ayuntamiento de Halachó con el ejido de Maxcanú y el motivo de por qué no pagaban, ya que a la ciudadanía sí le cobraban. Del tema se intentó entrevistar al presidente municipal del Partido Nueva Alianza, Rodolfo Abelardo Castillo Huchim, pero las oficinas se encontraron cerradas. Vía telefónica tampoco hubo respuesta.

Presuntamente, la administración del Ayuntamiento de Halachó puso en marcha el reparto de agua con pipas para apoyar a la ciudadanía. Beneficio que alcanzó a pocos. Personas entrevistadas dijeron que nunca vieron uno de estos vehículos y en las redes sociales del municipio manifestaron que no les llenan sus recipientes.

“Hay una deuda del agua y nosotros tenemos que pagar el recibo, porque si no te cortan el agua. No hay justicia social para los pobres que estamos padeciendo sin agua. Yo tengo un pozo y de ahí saco agua, así como antes jalándola con un cubito. Ahora hay mototaxis que traen tambos de agua, pero nadie de las personas habla para quejarse de lo que pasa”, relató el señor, Gabriel May en entrevista.

Para solucionar el conflicto del agua entre Halachó y el ejido del municipio de Maxcanú, se organizó una mesa de diálogo entre el gobierno de ambos ayuntamientos, el Gobierno del Estado de Yucatán y la Secretaría de Gobernación (Segob). Trascendió que aún no llegan a un acuerdo.

“Las autoridades no han hecho las gestiones pertinentes. Están violando algo elemental como nuestro derecho al agua y garantías. No es la primera vez, en ocasiones en las noches caía agua y tenía que llenar cubetas para poder tenerla. Confiados en que tenemos el servicio no tenemos pozo y ahora dependemos de los que tiene”, relató un habitante de Halachó, José del Carmen.

El agua es para las empresas, no para la ciudadanía

De los tres estados que conforman la Península de Yucatán, el Programa Hídrico Regional 2021 – 2024, realizado por la Comisión Nacional del Agua (Conagua) reveló que Yucatán es el que más extrae agua para uso industrial, destinando el 60 por ciento del total. Además, de los 48 mil 610 pozos concesionados en la Península de Yucatán, el 66 por ciento de los registrados están en Yucatán.

El mismo informe especifica que Yucatán, Campeche y Quintana Roo “en un periodo de 12 años han concesionado más del doble de agua consumida en el 2008 y más de 20 mil pozos en explotación. Por lo que la presión sobre la disponibilidad total del agua pasó de 16 % a más del 62 %. Cada vez más cerca del umbral para garantizar la salud de los ecosistemas y la dilución de contaminantes, así como el derecho humano al agua”, señala.

“La Península de Yucatán capta el 33 por ciento del agua de lluvia a nivel nacional. Vienen las grandes empresas como plagas a instalarse en este territorio”, dijo en entrevista, el integrante del Consejo Ciudadano por el Agua en Yucatán, Cuauhtémoc Jacobo Femat.

El tipo de suelo kárstico tampoco es considerado en las concesiones de agua. Los desechos de las empresas van directo al manto freático. “Granjas porcícolas, avícolas, inmobiliarias proyectos contaminantes todo lo que se vierte al suelo se va al manto freático, el suelo aquí no tiene protección porque es delgado, es kárstico, piedra caliza que tienen grietas como queso gruyere. Lo que desechamos se va crudo al manto freático”, enfatizó Cuauhtémoc.

Hunucmá: agua en riesgo por las industrias

A 50 minutos de Mérida se encuentra el municipio de Hunucmá, allí viven 35 mil 137 personas (INEGI, 2020) rodeadas de industrias como la Cervecería Yucateca, mejor conocida como Grupo Modelo; de Envases Universales de México S.A.P.I. DE C.V.; Grupo Kuo S.A.B. DE C.V. y la empresa avícola Bachoco.

Debido a estás industrias, las y los habitantes tienen problemas de abastecimiento de agua y contaminación en los pozos de sus parcelas. Ya no pueden regar las plantas como antes, los niveles de aguas bajaron.

“Tuvimos la desgracia de que en esta zona se nos viniera a poner una fábrica cervezas que extrae miles de hectolitros de agua al año y a nosotros el pueblo, ya nos está afectando, son muchos los riesgos, antes de que llegué esta empresa, el pueblo tenía agua suficiente, teníamos agua suficiente, nuestros depósitos se llenaban con mucha facilidad a cualquier hora del día, había presión en las tuberías de agua potable y los pozos no se secaban, no bajaba el nivel a como pasa ahora”, declaró Librada Novelo.

Para defender el territorio y los recursos naturales de Hunucmá, las y los habitantes crearon la Contraloría del Agua de Hunucmá. La agrupación también enfrenta otra lucha en contra de la empresa avícola Bachoco, que desde el 2020 intenta apropiarse de las tierras de los ejidos San Eduardo y San Vicente.

Reunión contraloría del agua

Denunciaron que los desechos de las gallinas contaminaron el agua de los pozos. Reiteraron que al igual que la Cervecería están extrayendo toda el agua del municipio.

“Las dos empresas contaminan el agua. Muchos compañeros han dicho que sus pozos están secos y otros que está bajando, otros sacan el agua y la echan en una botella y se ve contaminada el agua, sucia. La cervecería vino a destruir el agua. Vienen a contaminar todo lo natural”, lamentó Juanita Peña.

Lograr que la Cervecería Yucateca se cambie de sitio es una de las misiones imposibles para la Contraloría del Agua de Hunucmá. Sin embargo, sí es uno de sus objetivos.

“Vemos que se puede hacer porque pedirle que se salgan es imposible porque alegarán que pusieron mucho dinero y que están dando trabajo, cosa que no es exacta, fue la promesa para instalarse que iba a ver trabajo para la gente de Hunucmá, pero resulta que la mayoría son de fuera, a los de aquí los emplean para barrido un salario más bajo, no hay beneficio en cuanto ocupación, eso fue un engaño”, declaró el cronista del municipio, Anacleto Cetina.

La situación que viven las y los habitantes de Hunucmá no es suficiente para que se detengan los proyectos de las industrias en Yucatán. En septiembre de 2023, la compañía cervecera Heineken anunció que su octava cervecería en el país abriría en el municipio de Kanasín.

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados