InicioSin categoría¡QUE CONSTE,…SON REFLEXIONES!

¡QUE CONSTE,…SON REFLEXIONES!

Sócrates A. Campos Lemus / La Opinión de México

Otras mañas del poder

La realidad es la realidad y las condiciones y
circunstancias en la vida generan diferentes caminos que no se
contemplan porque las condiciones reales son otras a las que marcarían
las reglas morales, así, Julio César Chávez acaba de declarar algo que
nos parece real y sincero, finalmente, él, puede ser amigo de
cualquiera y no ser ni su socio ni su cómplice y así ha dicho que por
diferentes razones entre ellas su fama ha conocido y tratado a los más
importantes jefes de las mafias de narcotraficantes en México ya que
la mayoría son de Sinaloa y pues así, ni quién diga nada…

Hace algunos años, muchos, recorriendo la frontera con
algunos reporteros en busca de historias y de conocer a los hombres de
poder en la zona, tuve la oportunidad de conocer a uno de ellos de
gran poder e inteligencia, amigo de muchos políticos nacionales y de
los Estados Unidos, hombre de palabra, cumplidor, sincero y
equilibrado y este me contaba que cuando era joven, un buen día tuvo
que ir al juzgado por una falta civil y cuando estuvo frente del juez,
en aquellos momentos, se le ocurrió defenderse y le solicitaba al juez
que le prestar su librito del código para buscar un artículo que le
defendería, el juez curioso le proporcionó el código y este busco el
artículo quinientos y puso cinco billetes de cien en esa parte y le
explicó al juez que el artículo quinientos le favorecería y le
solicitaba que lo consultara. Al ver eso el juez, se volteó con él y
le dijo: Pues amigo efectivamente le ayuda, pero el artículo mil
seguro le pone en libertad…

Es curioso, pero el efecto del famoso “charolazo” no cambia
en el país, así muchos posibles delincuentes se mezclan con los
políticos y se toman fotografías en eventos en los que se infiltran o
ellos patrocinan o son invitados y con ello tienen elementos para
“apantallar” a muchos funcionarios que con la esperanza de tener y
gozar de protección política superior, tuercen la manita y se dan por
pagados en las cosas que les solicitan. Así se opera y operaba en las
aduanas, con el poder y la fuerza ya sea real o por medio de la
corrupción y se encontraban elementos para cruzar los camiones llenos
de “fayuca,” como siguen cruzando y llenando los mercados y las calles
con los vendedores ambulantes que son la vía de la comercialización. Y
para ello operan con elementos que tienen la “charola” y pueden pasar
o convencer o tener los contactos para cruzar la “fayuca” sin
problema, y sin duda las cuotas son importantes porque depende de la
carga y del destino como van cobrando las cuotas en dólares y este
proceso sigue gracias a las charolas del poder…

Tan son así las cosas en la realidad que hace también
algunos años, alguien me comentaba una de las tretas de un importante
jefe de la policía que al final de cuentas basaba su fuerza y
capacidad en el trato que mantenía con todos los grupos de la
delincuencia y esta información y relaciones le daba alta capacidad
para operar de acuerdo a lo que le ordenaban los “jefes” en la PGR.
Cuando terminó su comisión se retiró a los Estados Unidos y me
comentan que un buen día, lo encontró en su oficina marcando a algunos
capos para solicitarles en préstamo un millón de dólares, el que me
contaba hombre de confianza de este ex comandante, se asombró porque
él sabía que lo que menos necesitaba era dinero porque tenía mucho,
así que cuando tuvo un receso le preguntó si tenía problemas
económicos y el ex comandante le dijo: “No, no tengo ninguno, pero por
rumores me llegó la información de que alguno de los capos importantes
tenía interés en eliminarme y para conocer quién, les llamo a cada uno
y les solicito un préstamos de un millón de dólares y hasta el momento
todos han aceptado, pero es lógico que el que me lo niegue es el que
quiere joderme, porque sabrá que si me mata no le puedo pagar y no
correrá ese riesgo… así localizó al que le quería joder”, más de los
mañosos, sin duda alguna…

Muchos de ustedes recordarán aquella hermosas monedas de
diez pesotes que tenía un forma hexagonal y resulta que en esos días
cuando nos invitaron a hacer un recorrido por la Casa de Moneda para
presentar la nueva moneda, también nos regalaron alguna y en ese
tiempo viaje a la frontera, ahí al estar platicando tratando de
convencer a ese interesante personaje de que pudiéramos hacer un libro
sobre su vida, primero me dijo que a lo mejor y después pues me dijo
la neta: “Pues ya lo pensé bien sobre el librito y he llegado a la
conclusión de que mejor no lo hacemos; porque si cuenta lo que va
hacer pues se le adelantan y si cuenta lo que ha hecho pues lo
chingan…” y así se quedó todo en el aire, pero esa experiencia quedó
en la conciencia porque es la base de una realidad y de los tiempos y
circunstancias que se dan en muchas zonas del país. Así, al continuar
las charlas salió a relucir aquella moneda de diez pesotes de forma
irregular y se la regalé como un atención a su paciencia y atenciones
y él viejo se quedó mirando atentamente por todos lados la moneda y me
dijo: “Pues está muy bonita, sin duda alguna, pero ya nos llevó la
chingada en la economía”. Ante esto le manifesté de que cual era la
conclusión para decir esto y explicó: “Pues es bien sencillo, el
dinero tiene que rodar y por eso es redondo y esta pues ya no rueda,
así que nos paralizamos…” y nos llevó, efectivamente, el carajo con la
economía…” si bien decía alguno de mis maestros: “es que a los
economistas de salón o de escritorio les pagan por decirnos o
explicarnos porque razón nos lleva el carajo en la economía, no para
prevenir que no suceda”, hasta que entendamos que nuestra misión es
evitar las crisis que joden a todos y enriquecen  unos cuántos, no
tiene razón de ser lo que hacemos, y es cuando tenemos que reflexionar
para buscar cambiar la realidad… y hay que hacerlo. Por ello, cuando
el presidente impulsa el consumo nacional y distribuye recursos con
los jodidos o injodibles del país, pues no anda tan mal, cuando menos
no ha colapsado la economía y no entró al jueguito de la tecnocracia
de apoyar a los que más tienen utilizando los fondos y bienes públicos
para que siguieran haciendo sus negocios privados, cuando menos hay
más distribución de ingresos y bienes en el país… y hay la llevamos…o
como lo hizo el cacique Gonzalo N. Santos cuando andaba en campaña
política y los riquillos de San Luis le recriminaban porque no los
recibía alegando que  también ellos votaban y les contestó: “Pues sí
votan, pero son muy poquitos y yo ando buscando a los muchos jodidos
que son miles… y hay, los dejó”… votos son votos.

 

 

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados