SIN LÍNEA

José Sánchez López / La Opinión de México

*Otra de un juez venal ¿Justicia a medias?

El miércoles 6 del presente, la periodista BIBIANA BELSASSO del diario La Razón, dio a conocer el deleznable caso de una niña de 12 años, que por más de cinco años fue ultrajada por su abuelo materno, un poderoso empresario que la mantuvo amenazada con matarla a ella y a su familia si se atrevía a denunciarla.

El martirio se prolongó hasta que la niña llegó a la mayoría de edad y tuvo el valor de decírselo a su papá que denunció su suegro.

Se integró la carpeta de investgaciòn donde se precisó que los hechos ocurrieron de 2010 hasta noviembre de 2016.

JAIME CAMAL MICHA, el “honorable” y próspero empresario, al enterarse que había sido denunciado huyó del país y se mantuvo prófugo pese a que la Interpol ya contaba con la ficha roja.

Su dinero e influencias le permitieron burlar a la ley durante casi cuatro años en los que se volvió ilocalizable.

La semana pasada, cuando pretendía ingresar a los Estados Unidos, fue interceptado por personal de la Agencia de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), que al cotejar su identidad en la base de datos descubrió que se trataba de un violador fugitivo por lo que lo detuvieron y finalmente, lugo del proceso de extradición, fue repatriado a nuestro país.

El sujeto fue puesto a disposición del juez AGUSTÍN MORENO GONZÁLEZ, que le dictó prisión prevetiova oficiosa por seis meses por el delito de violación equiparada agravada, en agravio de una menor de edad y lo envió al Reclusorio Oriente.

Aparentemente se había hecho justicia y el engranaje de la ley marchaba adecuadamente para castigar a un pederasta y violador de su propia nieta.

Pero, nunca falta el pero…

El caso llegó a otro juez: FREDY FRANCISCO AGUILAR PÉREZ, titular del Juzgado Tercero de Distrito, con sede en el estado de Hidalgo, que le concedió un amparo para cumplir su prisión preventiva domiciliara, con el argumento de que por su edad (69 años) y su estado de salud, podría contagiarse de Covid-19 en la cárcel.

Y el señor se fue a su casa. Esperemos que no dejen a su cuidado a más nietos.

El asunto fue llevado hasta el Consejo de la Judicatura Federal, que determinó la suspención del juez por seis meses, al considerar que, sin atribuciones y actuando con notoria ineptitud y descuido, resolvió modificar una suspensión previamente decretada para enviar al presunto a su casa.

De nueva cuenta, pareciera que la justicia se endereza y se va a actuar conforme a Derecho.

Pero, recordemos que nunca falta el pero, lo importante ahora es no quitarle la lupa a ninguno de los dos, ni al tal JAIME, que ya huyó una vez y eludió a la ley por varios años, ni a FREDY FRANCISCO, toda vez que se han dado casos en que jueces separados de su cargo por mal desempeño o de plano por corruptos, luego de algún tiempo reaparecen en otro juzgado, a manera de enroque, y continúan medrando con la toga, el mazo y el birrete.***DE JUEZ DE POCA CONCIENCIA, NO ESPERES JUSTA SENTENCIA.***AU REVOIR.

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados