InicioPortadaNacionalTRÁFICO DE ARMAS EN ADUANAS

TRÁFICO DE ARMAS EN ADUANAS

*Identificadas seis rutas que parten de Aduanas fronterizas

*Organizaciones ‘surten’ de armas a células de todo el país

*Cuentan con armas de guerra y pertrechos para una ‘guerra’

*Cárteles muestran nueva fisonomía y se reconforman en 2024

Urbano Barrera/Corresponsalías Nacionales/Grupo Sol Corporativo

Ciudad de México. – Inteligencia militar identificó a siete cárteles y las rutas por donde introducen armas, explosivos y municiones de Estados Unidos a México. Estos son los proveedores en todo el país y los responsables de las masacres. Autoridades estadounidenses y mexicanas ampliaron la coordinación en la víspera de las elecciones del próximo 2 de junio e intentan disminuir las reacciones violentas.

Ellos son: Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), Cártel del Pacífico (CDP), Cártel Arellano Félix (CAF), Nuevo Cártel de Juárez (NCJ), Cártel del Noreste (CDN), Cártel del Golfo (CDG) y Cártel Santa Rosa de Lima (CSRL), quienes diseñan una reconformación en este 2024 y al cambio de gobierno federal.

De acuerdo al reporte militar las organizaciones criminales tienen perfectamente definidas las rutas, territorios y puntos de trasiego en los 3 mil 152 kilómetros desde Tamaulipas a Baja California.

En total son seis rutas principales; la primera es utilizada por los cárteles de Jalisco, Pacífico y Arellano Félix a partir de las aduanas El Chaparral y Tijuana, Baja California.

El CDP ramifica sus operaciones por Sonora, Sinaloa, Durango, Nayarit, Colima, Michoacán, Jalisco, Guerrero, Oaxaca, Chiapas y Quintana Roo.

En tanto que el CJNG opera por Tijuana, Mexicali y aprovecha zonas de Sonora, Sinaloa, Nayarit, Colima, para dirigirse a Jalisco y de ahí a todo el centro y sur de México.

De acuerdo a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) la segunda ruta parte de la Garita 1 de Mexicali, Baja California, es aprovechada por las mismas tres organizaciones y los mismos estados.

La tercera sale de Nogales, Sonora, aduana 1, punto conocido como Puerta México, sólo que aquí ya no hay alianza con CAF y sólo recorren territorio emisarios de los cárteles del Pacífico y Nuevo Cártel de Juárez.

En caso de que otras organizaciones intenten traficar armas o mercadería ilícita tienen que pagar a las organizaciones locales o llegar a compromisos de distintos tipos, asegura los investigadores castrenses.

La cuarta ruta, parte del Puente Internacional Córdova, en Ciudad Juárez Chihuahua. En este punto el control lo detenta la organización criminal La Línea, Los Mexicles y Los Aztecas, con acuerdos con los cárteles de Nuevo Juárez, Pacífico e incipientemente con Jalisco Nueva Generación.
Su área de influencia es Ciudad Juárez, Chihuahua y Durango desde donde distribuyen armas a sus gatilleros en todo el país.

La quinta ruta sale de la aduana ubicada en el Puente Internacional Reforma-Laredo, Tamaulipas. Esta es controlada por el Cártel del Noreste –escisión de Los Zetas–, Cártel del Pacífico, Cártel de Jalisco Nueva Generación y el Cártel del Golfo.

Estas organizaciones controlan Nuevo León y Tamaulipas, para después ramificarse por Coahuila, San Luis Potosí, parte de Zacatecas, Jalisco, Guanajuato, Querétaro, Estado de México, Morelos, Veracruz, Tabasco, Campeche, Yucatán y Chiapas.

Mientras que la sexta ruta parte de la aduana instalada en el Puente Internacional Benito Juárez, en Reynosa Tamaulipas.

Es operada por los cárteles del Golfo, Cártel Jalisco Nueva Generación y el Cártel Santa Rosa de Lima. Su área de influencia es Tamaulipas, San Luis Potosí y Guanajuato, desde donde surten a todas sus fuerzas operativas asegura la Sedena.

CUSTOM BORDER PATROL USA Y MILITARES HACEN MANCUERNA

Sin que sea reconocido a nivel público los gobiernos de Estados Unidos y México mantienen un férreo control en la frontera común. Del lado norteamericano trabajan trece equipos especiales de la Custom Border Patrol CBP (Patrulla Fronteriza) diversificados en cientos de grupos de vigilancia.

En Baja California la CBP, Sector San Diego y Sector Centro, trabaja en forma coordinada con personal del Primer y Segundo Sector Militar, donde los comandantes responsables son los asignados al 28/o. Batallón de Infantería (Aguaje de la Tuna) y el 23/o. Regimiento de Caballería Motorizado de Mexicali, Baja California.

Por lo que respecta a Sonora los encargados de coordinarse con el CBP sectores Yuma y Tucson, Arizona, son el personal la 45 /a. Zona Militar y fungen como comandantes responsables los titulares de la 22/o. Regimiento de Caballería, (San Luis Río Colorado, Sonora; 4/o. Regimiento de Infantería (Sonoyta, Sonora) y Tercer Regimiento de Caballería (Nogales, Sonora).

Chihuahua, sectores I, II y III a cargo de las comandancias Guarnición Militar Puerto Palomas, Ojinaga y Ciudad Juárez, tratan de no dejar pasar armas y para ello mantienen contacto con las CBP Nuevo México, Big Bend y El Paso, Texas.

Para que las organizaciones criminales no aprovechen las aduanas de Coahuila se coordinan los comandantes de la 12/a. Zona Militar (Piedras Negras) y de la 10/a. Comandancia de Infantería de Ciudad Acuña con el CBP Eagles Pass y Del Río, Texas.

Otro punto de coordinación e inteligencia trabaja a máxima capacidad entre la 8/a. Zona Militar sectores I, II, III y IV que agrupa a la 16/o Regimiento de Caballería (Nuevo Laredo), 25/a. Regimiento de Caballería (Ciudad Mier), 19/o. Regimiento de Caballería (Reynosa) y el 8/o. Regimiento de Caballería (Matamoros) todos Tamaulipas, con la CBP Laredo y Río Grande Valley.

FRONTERA NORTE GRAN COLADERA

A pesar del esfuerzo y los millones de pesos y dólares ejercidos, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) afirma que cada año ingresan al país más de 200 mil armas de todo tipo.

Es un promedio de 567 al día, 22 cada hora. El 70 por ciento de ellas provienen de armerías estadounidenses y entran al territorio mexicano por la frontera norte.

Con todas estas armas la ola de violencia es inédita y se asesina a integrantes de grupos del crimen, población civil y personajes políticos.

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) asegura que cerca del 70 por ciento de los asesinatos en México se cometen con armas de fuego. Y de éstas, la mayoría son estadounidenses.

MÉXICO ARMADO

Organismos como el Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública (CESOP) de la Cámara de Diputados, estiman que en México hay más de 15 millones de armas ilícitas o no registradas.

Para la Sedena en los últimos diez años ingresaron ilegalmente a México dos millones y solo se aseguraron 193 mil.

La mayoría salieron de negocios ubicados en California, Arizona, Nuevo México y Texas, señala la Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos.

Hay que recordar que en los estados fronterizos con México existen 22.689 armerías y establecimientos autorizados para la venta.

Las autoridades federales mexicanas señalan que las rutas de mayor tráfico son las de Laredo, Texas y Nuevo Laredo; Mc Allen y Reynosa, así como Brownsville y Matamoros.

Le siguen las fronteras y aduanas entre Chihuahua y Nuevo México, especialmente entre Ciudad Juárez y El Paso, Texas.

En Sonora y Arizona la mayor parte del tráfico es por sitios clandestinos en el desierto de Altar, así como California y Baja California.

En esta zona los envíos de armas son, en muchos casos, por las aduanas ubicadas entre San Diego y Tijuana.

Las armas con mayor demanda son fusiles semiautomáticos, pistolas y balas, pero el trasiego ha llegado a lanzagranadas y lanzamisiles antitanques M72 y AT-4.

De igual forma, lanzacohetes RPG-7, lanzagranadas MGL, fusiles Barret calibre .50 así como subametralladoras y pistolas «de nueva generación» equipadas con balas trazadoras y con capacidad de traspasar blindajes de tipo medio. El crimen organizado mexicano, además, importa bazucas, misiles tierra-aire para derribar aeronaves.

La cantidad de armas ilegales que hay en el ‘mercado negro’ y en manos de criminales impacta directamente en el número de ejecuciones que en este sexenio llegan a 180 mil 753, más de las registradas con Felipe Calderón Hinojosa 120 mil 341 y Vicente Fox 60 mil 303.

Sumadas las víctimas del régimen panista 180 mil 644 son menos de la que hoy ocurren. En promedio diario con Carlos Salinas fueron 43, Ernesto Zedillo 37, Vicente Fox 28, Felipe Calderón 55, Enrique Peña Nieto 71 y Andrés Manuel López Obrador 94. El problema es que las armas siguen su ingreso y la violencia estiman especialistas sería mayor en el futuro inmediato.

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados