InicioPortadaUNA FARSA, LOS EMPLEOS DE AMLO 

UNA FARSA, LOS EMPLEOS DE AMLO 

  • Mediante los programas sociales Sembrando Vida, Jóvenes Construyendo el Futuro y proyectos como el Tren Maya y la refinería de Dos Bocas, el presidente López Obrador prometió crear dos millones de empleos en lo que resta del año, cifra por demás fuera de toda realidad, pues los datos oficiales señalan que en la actualidad el IMSS cuenta con 20.5 millones de trabajadores afiliados, y crear dos millones sería casi el 10 por ciento de los puestos que históricamente se han alcanzado, lo cual es una verdadera fantasía. Esta cantidad de fuentes de trabajo es la que generaron en todo 2018 las empresas Femsa, Walmart, América Móvil, Bimbo, Pemex, Coppel, Soriana, Grupo Salinas, Alfa, Alsea, Liverpool, Grupo Carso, CFE, Arca Continental, Chedraui, Lear Corporation, Cemex, PepsiCo, Cinépolis y Farmacias Guadalajara. En todo el gobierno de Peña Nieto se crearon cuatro millones de empleos; en las administraciones de Fox y Calderón se generaron en conjunto tres millones 517 mil empleos. Pero las mentiras y contradicciones del Presidente no tienen límite: al ordenar a todas las dependencias del gobierno federal reducir 75 por ciento el gasto en materiales, suministros y servicios generales, se afectará a casi 20 mil empresas proveedoras y sus trabajadores, de las cuales 88 por ciento son micro, pequeñas y medianas. AMLO culpa a la pandemia del desempleo que han dejado sus yerros en el manejo de la economía. Según él, México “iba muy bien hasta que la emergencia sanitaria fue declarada”, lo cual es totalmente falso, puesto que el PIB disminuyó 0.1 por ciento en 2019 y antes de la emergencia sanitaria los desempleados sumaban dos millones.

STAFF LA OPINIÓN DE MÉXICO

Ciudad de México.- Durante 2019, primer año de gobierno de la Cuarta Transformación, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) reportó la creación de 342 mil 77 empleos formales, la cifra más baja desde 2009, según la información del instituto que sirve como punto de referencia para considerar la formalidad laboral.

En 2018 se crearon 660 mil 910 puestos de trabajo. En 2017 se registraron 801 mil nuevos empleos. Las cifras por sí mismas dicen que el primer año de gobierno de AMLO ha sido el más pobre en cuanto a generación de fuentes de trabajo formales.

Sin embargo, el presidente López Obrador basa su optimismo para salir de la crisis económica aumentada por la pandemia del nuevo coronavirus, con la promesa de crear dos millones de nuevos empleos en los próximos seis meses.

Antes de declarar la contingencia sanitaria por el nuevo coronavirus (30 de marzo), en México había dos millones de personas desempleadas y 31 millones en la informalidad laboral, es decir sin prestaciones de ningún tipo ni seguridad social.

De las 95.7 millones de personas económicamente activas, de enero a marzo de 2020, casi el 60 por ciento (57.3 millones) estaban empleadas.

De acuerdo con los datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del INEGI, México registró dos millones de desempleados en el primer trimestre de 2020, para llegar a una tasa de desocupación de 3.5 por ciento de la Población Económicamente Activa.

El dato se mantuvo frente al trimestre anterior, pero creció 0.1 por ciento frente al mismo periodo del año anterior.

Según el presidente López Obrador, mediante los programas sociales y los proyectos de infraestructura se podrán recuperar el millón de empleos perdidos hasta ahora por la contingencia sanitaria, es decir un total de 550 mil que se perdieron en abril y 400 mil en mayo.

AMLO delineó un plan para crear dos millones de empleos que consiste en la generación de trabajos a través de los programas Jóvenes Construyendo el Futuro, Mejoramiento Urbano y Sembrando Vida, así como los proyectos de infraestructura como el Tren Maya, la refinería de Dos Bocas, el aeropuerto de Santa Lucía y la construcción de carreteras y caminos en todo el país, además de la edificación de sucursales del Banco del Bienestar y la contratación de médicos y enfermeras para atender la pandemia, así como de elementos de la Guardia Nacional.

Pero el plan de fuentes de trabajo del Presidente solo contempla empleos temporales, pues ninguno de los programas sociales ni los proyectos emblemáticos de su gobierno, puede considerarse como generador de fuentes de trabajo formales con prestaciones laborales como Infonavit, Fonacot y seguridad social permanentes (IMSS o ISSSTE).

Salvo el caso de la contratación de personal médico y de enfermería, y del personal de la Guardia Nacional, la meta de generar dos millones de empleos en lo que resta del año parece más que una fantasía, una verdadera utopía cuando se analiza el comportamiento estadístico de la creación de fuentes de trabajo en los tres últimos gobiernos.

Según información del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), durante el gobierno de Peña Nieto se crearon cuatro millones de empleos; en las administraciones de Vicente Fox y Felipe Calderón se generaron conjuntamente tres millones 517 mil fuentes de trabajo.

En opinión de José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico, en ningún momento de la historia, México ha generado esa cantidad de empleos (dos millones que asegura AMLO).

“En el mejor de los casos, hace tres años registró un poco más de 800 mil empleos ante el IMSS, con un crecimiento del Producto Interno Bruto de poco más del dos por ciento”, dijo el también presidente de la Comisión de Estudios Económicos de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin).

Los puestos de trabajo que pretende generar el presidente López Obrador de aquí a diciembre, son los mismos que crearon al cierre de 2018, en conjunto, las empresas Femsa, Walmart, América Móvil, Bimbo, Pemex, Coppel, Soriana, Grupo Salinas, Alfa, Alsea, Liverpool, Grupo Carso, CFE, Arca Continental, Chedraui, Lear Corporation, Cemex, PepsiCo, Cinépolis y Farmacias Guadalajara.

En un mensaje difundido a través de redes sociales, el Presidente afirmó que la economía del país “iba muy bien” hasta que la emergencia sanitaria fue declarada, lo cual es una mentira más, ya que antes de dicha declaratoria había dos millones de desempleados y el Producto Interno Bruto (PIB) había caído -0.1 por ciento durante 2019, según datos del INEGI y del Banco de México.

Los empleos a que se refiere AMLO estarían contemplados en los programas sociales Jóvenes Construyendo el Futuro, el que más empleos creará con 230 mil 872, seguido por el Programa de Mejoramiento Urbano en 50 ciudades con 228 mil 135 y por Sembrando Vida que creará 202 mil 135 nuevos trabajos.

La lista continúa con la construcción del Tren Maya y la refinería de Dos Bocas con más 80 mil y 72 mil nuevos empleos respectivamente.

Otros programas que destacan son la Guardia Nacional con 21 mil empleos, la construcción de carreteras con más de 11 mil, la rehabilitación ‪de las seis refinerías del país con nueve mil, el sistema aeroportuario de la Ciudad de México con más de dos mil, la creación del Espacio Cultural de Los Pinos y el Bosque de Chapultepec con mil 850.

Dará ocupación, no empleo

Para los especialistas, lo que AMLO está planteando es generar ocupación, no empleo, pues legalmente la contabilidad de empleo como lo define el IMSS implica cumplir con una serie de elementos que van desde que se otorgue un salario, prestaciones, seguridad social como el acceso a un sistema de pensiones y a prestaciones sociales como Infonavit y Fonacot,

Los expertos consideran que no se tiene claridad sobre cuáles son empleos plenos, y cuáles sólo se contabilizan como subsidios; pero lo que sí es cierto es que no son los empleos formales que vienen del sector privado, porque no hay inversión y por lo tanto  no habrá crecimiento en la economía; la pérdida de empleos sumados a los que había registrados antes de la pandemia es de tres millones.

Es un hecho que el Presidente miente a los mexicanos al decir que creará dos millones de empleos, cuando en realidad lo que está haciendo es ocupar a la gente en sus obras emblemáticas y subsidiar a los grupos vulnerables (clientela electoral) a través de sus programas sociales.

Sumada a esa política errática, la orden de reducir en 75 por ciento el gasto en materiales, suministros y servicios generales de las oficinas de gobierno, alentará aún más el desempleo al afectar a cerca de 20 mil empresas proveedoras, en su gran mayoría micro, pequeñas y medianas.

Y es que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) comunicó a dependencias, organismos descentralizados, órganos desconcentrados, empresas de participación mayoritaria estatal y fideicomisos públicos, que deben reducir 75 por ciento el gasto en materiales, suministros y servicios generales, tal como se publicó el pasado 23 de abril en el Diario Oficial de la Federación.

En un oficio firmado el 22 de mayo por las titulares de la Subsecretaría de Egresos y la Oficialía Mayor de Hacienda, se informó que la medida es retroactiva al 23 de abril, fecha en que se hicieron públicas las medidas de austeridad para dar a los programas esenciales de esta administración 622 mil 556 millones de pesos provenientes del Presupuesto de Egresos de la Federación.

¿Cuáles son esos programas esenciales del gobierno de López Obrador?

Los programas sociales como Jóvenes Construyendo el Futuro, Sembrando Vida y sus obras insignia del Tren Maya, la refinería de Dos Bocas y el aeropuerto de Santa Lucía, entre otros. Es decir donde asegura creará dos millones de empleos.

El documento no es una disposición nueva, sólo es el comunicado oficial a las dependencias para la aplicación urgente de las medidas de austeridad para dejar de ejercer el 75 por ciento del presupuesto disponible de las partidas correspondientes a los capítulos 2000, materiales y suministros, y 3000, servicios generales del clasificador por objeto del gasto para la administración pública federal, incluyendo los recursos supuestamente comprometidos.

Los recortes tienen efecto en empresas con participación estatal mayoritaria, órganos desconcentrados, descentralizados y dependencias del Ejecutivo, sin afectar a otros poderes, organismos autónomos y la Fiscalía General de la República. Además, se recalca que la Secretaría de Salud, la Guardia Nacional y las secretarías de Marina y Defensa Nacional recibirán trato excepcional en este aspecto.

En total, en los rubros señalados la reducción respecto del gasto aprobado para este año asciende a 196 mil 26 millones de pesos, con lo cual, entre abril y diciembre, las dependencias sujetas al decreto cuentan solamente con 30 mil 266 millones.

La medida afectará a 19 mil 440 empresas que proveen al gobierno federal, de las cuales 88 por ciento son micro, pequeñas y medianas, una decisión que provocará el cierre de muchas de estas empresas y por consiguiente el despido de cientos de miles de trabajadores.

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados