InicioNacionalYUCATÁN: CACIQUE HUNDE A MAXCANÚ

YUCATÁN: CACIQUE HUNDE A MAXCANÚ

*El corrupto Camilo May ganó por tanta compra de votos que hizo regalando ganado, material para construcción, despensas, dinero y no podía faltar alcohol.

*Ya ha gobernado en tres ocasiones y no se ha visto reflejado en las comisarías en donde impera la pobreza, la marginación y la desigualdad.

Redacción/Sol Yucatán/La Opinión de México

Maxcanú.- De milagro salvó su vida un profesor que durante las pasadas votaciones apoyó al cacique Camilo May, haciendo trampa con unas boletas en Cochol, pero al ser descubierto lo amarraron a un poste y lo iban a linchar rociándolo con gasolina para prenderle fuego.

El docente pidió clemencia y finalmente sus súplicas fueron escuchadas por los enardecidos que cuidaban las instalaciones donde se llevaba a cabo el conteo de las actas.

“Con Cochol no vas a poder Camilo”, gritaban consignas en contra del entonces candidato priista quien ya ha gobernado en tres ocasiones y no se ha visto reflejado en las comisarías en donde impera la pobreza, la marginación y la desigualdad.

Mucho después, como siempre sucede en casos de emergencia, llegó la policía y se lo entregaron para más tarde ser liberado, pues es de la gente del cacique que supuestamente ganó por tanta compra de votos que hizo regalando ganado, material para construcción, despensas, dinero y no podía faltar alcohol.

Camilo inundó de alcohol a la población para controlarlos el día de las elecciones. Hizo gala de derroche de recursos, que obviamente recuperará en estos tres años.

La única ganancia que tuvo el pueblo fue que tuvo carne para comer algunos días, según pudo documentar Sol Yucatán, aunque por desgracia la ayuda de Camilo May no  fue pareja, únicamente para algunos de sus seguidores, mientras que otros como don José Viviano Pool May y su esposa María Catalina Sulú Cauich, ha sido muy difícil no tener un sustento diario porque hay que salir todos los días a las 5 de la mañana para ganarse cien pesos y poder subsistir, mientras que los políticos tiraron a la basura millones y millones de pesos en sus campañas.

“Cuando yo nací así estaba mi casa, mis papás así vivían, ahorita tengo 64 años de edad. Todos los días salgo a las 5 de la mañana y recorro hasta 5 kilómetros en mi triciclo para ir en busca de leña y ganarme cien pesos”, dijo este humilde hombre que duerme al igual que su esposa María Catalina en hamacas, bajo un techo de palma por donde se mete el agua, unas bardas de adobe que con el paso del tiempo se está cayendo y tienen que tapar con cobijas o plásticos los costados.

Para ellos no hay Seguro Social, prestaciones de Ley, aguinaldo o día domingo para descansar, si no trabaja no comen y si llegan a enfermar hay que pagar doctor particular porque los presidentes municipales que han pasado por este Ayuntamiento de Maxcanú los ignoran.

“El Ayuntamiento no te da nada, nomás te dicen las personas que vuelvas otro día y así. No tengo Seguro y hace como un mes pagamos con mis hijos 7 mil pesos en Halachó porque se enfermó mi esposa

Recuerdo cuando murió mi mamá fui a buscar a Camilo May como a las 8 de la mañana y toqué a la puerta de su casa, me abrió su difunta esposa Marlene y se enojó porque dijo que era muy temprano para despertar a su esposo, que regresara como a las 10 de la mañana y mejor me retiré, ya sabemos que no ayudan”.

En la humilde casita de don José Viviano no cuentan con baño, hacen sus necesidades fisiológicas al aire libre, como tampoco lo tiene José Roberto

El vive a un lado y poco a poco ha ido comprando blocks para ir haciendo su casita pero, Sol Yucatán pudo comprobar que cuando llueve el agua se mina en sus cuartitos, además que sus desechos van a caer a su patio interior, lo que provoca malos olores y problemas de contaminación, pero la pobreza así es para ellos, no tienen dinero más que para comer.

“Me hace falta material, está muy caro, el block vale a 20 pesos, la bobedía a 25 pesos. Yo soy albañil y gano un poco de dinero, estoy levantando mi casa poco a poco, pero el agua se filtra cuando llueve, me falta mucho para ver cristalizado mi sueño.

Desde que tenía 18 años siempre había votado por el PRI, pero aunque aparecíamos en las listas para apoyo de baños al último no nos daban nada”, refirió José Roberto, quien efectivamente vive en condiciones precarias como muchas familias más de las comisarías de este municipio de Maxcanú que por casi dos décadas en que ha gobernado Camilo May y su esposa Marlene Catzin, ya fallecida, abandonaron a su gente.

Lamentablemente, para los políticos la pobreza y la marginación de las familias indígenas es el platillo fuerte porque los manejan a su antojo y les prometen cosas que después no les cumplen, y lo mismo sucede con otros que también han gobernado, como el Verde Ecologista, que a algunos les construyó hasta cuatro casas en el mismo predio y a otros ni siquiera los tomó en cuenta. Estas son las desigualdades en Maxcanú.

Ahora, Sol Yucatán pudo documentar como dentro de lo malo lo bueno porque, al menos las familias humildes recibieron ganado para matarlo y repartírselo, otros material para construcción y de esa manera levantaron sus barditas de sus casas, algunos con despensas se ayudaron y muchos más con dinero

Pero, una vez que terminó la política y ganó supuestamente el candidato rojo que encabeza el cacique Camilo May, empiezan otros tres años duros para las familias de esta localidad que, Sol Yucatán denunciará públicamente momento a momento en caso de que no haya avances en beneficio del pueblo.

Cabe señalar que presumiblemente el partido Morena quedó en segundo lugar y el PAN en tercero, mientras que el Naranja hasta el último

Sin embargo, se ha escuchado que llegó gente de México, autoridades electorales que están revisando todo lo sucedido, que está sustentado con fotografías y videos en las redes sociales durante la compra de votos a cambio de ganado, material para construcción, despensas y dinero, entre otras cosas.

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados