InicioNacionalYUCATÁN: LOS MUERTOS PERSIGUEN A RENÁN

YUCATÁN: LOS MUERTOS PERSIGUEN A RENÁN

 

*Más de dos mil 500 muertos y 30 mil contagiados de Covid-19 perseguirán por siempre al alcalde electo ante la gran irresponsabilidad de preferir su campaña electoral y gastar decenas de millones de pesos en lugar de establecer eficientes medidas de prevención de la pandemia

*Mienten a los yucatecos, pues el Gobierno del Estado y Ayuntamiento de Mérida hacen creer a la gente que ellos compran las vacunas, cuando es el gobierno federal el que los adquiere y los manda al Estado, las autoridades locales sólo arman la logística para su aplicación

Redacción/Sol Yucatán/ La Opinión de México 

Mérida.- Más de dos mil 500 muertos y 30 mil contagiados de Covid-19 perseguirán por siempre al alcalde electo Renán Barrera Concha ante la gran irresponsabilidad de preferir su campaña electoral en lugar de establecer eficientes medidas de prevención de la pandemia.

Tan sólo ayer, en Mérida se detectó un caso cada 11 minutos, mientras que cada tres horas, una persona perdía la batalla ante el nuevo coronavirus.

A pesar que no hay estrategias adecuadas para la prevención de la pandemia, tanto Barrera Concha como el gobernador Mauricio Vila Dosal, saludan con sombrero ajeno el presupuesto destinado a las vacunas contra el Covid-19, cuando estas son proporcionadas por el gobierno federal, cuando simplemente sólo pueden supervisar la aplicación de la mismas.

Mienten a los yucatecos, pues hacen creer a la gente que ellos compran las vacunas, cuando es el gobierno federal el que los compra y los manda al Estado, el gobierno estatal sólo arma la logística para su aplicación.

Hasta realizan giras de supervisión. En los módulos donde se aplican las vacunas se desplegan mantas con promoción del Gobierno del Estado y del Ayuntamiento de Mérida, no se menciona para nada al gobierno federal.

El desinterés político de Barrera Concha provocó que el tres por ciento de los meridanos resultara infectado de Covid-19, pues prefirió el proselitismo electoral en lugar de establecer las estrategias para el control de la pandemia, sobre todo en mayo y junio, cuando la problemática se disparó.

Tal desidia provocó que durante su administración se contagiaran de Covid-19 un total de 30 mil 447 meridanos, de los cuales, lamentablemente dos mil 533 perdieron la vida.

Por ende, el 3.06 por ciento de los meridanos han resultado positivos a esta letal patología de rápida propagación.

Nulo fue el presupuesto del Ayuntamiento de Mérida para el establecimiento de programas de prevención de Covid-19, pues al igual que el Ejecutivo local, sólo aprovecharon las estrategias del gobierno federal.

Ante el marcado desinterés de Barrera Concha, la problemática presentó un notable ascenso, principalmente, en las últimas dos semanas de mayo pasado, durante las campañas electorales.

En todo momento, prefirió su campaña electoral, para lograr su tercer trienio como alcalde de esta ciudad capital, aunque con un costo alto, pues costó la vida de poco más de dos mil 500 personas.

El total de contagiados de Mérida representa cerca de las dos terceras partes de la sumatoria estatal, y en el caso de los occisos, poco más de la mitad de los que hay en la entidad.

Desafortunadamente, la enfermedad está dispersa en todo el municipio, aunque el mayor número de casos son del Norte, y en menor medida, en el Centro Histórico.

Tan sólo en la zona Norte hay ocho mil 324 casos confirmados acumulados, seguido del Oriente, con siete mil 591 contagiados; el Poniente, con seis mil 796; el Sur, con cuatro mil 142, y el Centro, con dos mil 766.

Barrera Concha sólo optó por el cierre de las dependencias municipales y su paulatina reapertura, pero no se enfocó a la concientización de la población, sobre todo, en el momento que más se requería, con la reapertura económica de Yucatán.

Pretextos políticos

En todo momento, el gobernador Mauricio Vila Dosal pretendió desvirtuar la realidad del Covid-19, quiso deslindarse de las secuelas de su mala decisión y en todo momento defendió a su militancia, incluido, a Barrera Concha.

Las malas decisiones de Vila Dosal afectaron a los yucatecos, en especial las que ha tomado para controlar el Covid-19, pues la emergencia sanitaria costó la vida de cerca de cuatro mil 500 personas.

El pasado 22 de abril, determinó que Yucatán debía pasar a semáforo epidemiológico amarillo, el cual sería vigente para el lunes 28, por lo que canceló todas las restricciones.

El garrafal error fue que en ningún momento, el gobierno del Estado desarrolló los programas de prevención de la pandemia en la entidad, y a consecuencia, se disparó la incidencia de morbilidad.

Pese el acelerado crecimiento de la letal patología de rápida transmisión, se negó a establecer se semáforo naranja, a pesar que al día siguiente, la Secretaría de Salud federal si modificó el color.

Vila Dosal decidió no opacar su imagen durante el proceso electoral, y mucho menos afectar al Partido Acción Nacional (PAN), estrategia que le permitió tener la mayoría en el Congreso del Estado, pero a costa del acelerado crecimiento del Covid-19 en la entidad.

Para deslindarse de la problemática, responsabilizó a los jóvenes yucatecos de ser los causantes del aumento de la incidencia de la pandemia.

Incluso, para evitar dañar su deteriorada imagen, ordenó al secretario de Salud de Yucatán (SSY), Mauricio Sauri Vivas, se dirigiera a los yucatecos, donde diera un balance de la situación y diera a conocer las nuevas medidas de prevención y contención de la epidemia.

Pero al concluir el discurso del funcionario estatal, a través de las redes sociales fueron numerosos los reclamos en contra de Vila Dosal, tanto por no dar la cara, así como por las nuevas medidas las cuales fueron consideradas como un retroceso, además de no aceptar sus propios errores, pues responsabilizó a los jóvenes pero no de los malos consejos de su “grupo de expertos”.

Al mismo tiempo que fueron decenas los memes divulgados a través de las redes sociales, en contra del gobernante.

En la mañana del día siguiente, Vila Dosal aseveró que el incremento se debe, principalmente, al relajamiento de las medidas por parte de los jóvenes y a manera de ejemplo citó que tan solo en la última semana los jóvenes de 16 a 39 años contribuyeron al 70.2 por ciento de los contagios.

Mientras que por la noche, Sauri Vivas expresó que “el problema es que, al contraer el virus, contagian a sus familiares por lo que inevitablemente, algunos son hospitalizados y hay lamentables fallecimientos”.

Indicó que ante el incremento sostenido por tres semanas en los indicadores para medir la pandemia es necesario poner en marcha tres medidas temporales recomendada por el Comité de Expertos en Salud Públicas, las cuales entraron en vigor a partir del pasado jueves 10.

Señaló que de esta manera, se evitarían contagios, cuidando principalmente el comportamiento de las personas jóvenes en el ámbito social.

Las medidas fueron: implementar la restricción a la movilidad vehicular de las 11:30 de la noche hasta las 5 de la mañana para todos los días de la semana; las licencias de bares y centros nocturnos que operan como restaurantes serán suspendidas, y los aforos de restaurantes y centros religiosos pasarán del 75 al 50 por ciento.

En un mensaje dirigido a la población yucateca a través de las redes sociales, Sauri Vivas recordó que el pasado 22 de abril, los indicadores arrojaron que nos correspondía cambiar a semáforo amarillo, por estar en los niveles mínimos de la pandemia, con 60 casos promedio al día, 18 ingresos diarios promedio y 163 camas ocupadas.

Ante la negligencia cometida, expresó que “nosotros, como Gobierno, hacemos lo que nos corresponde para tener el sistema de salud que requiere nuestro estado, pero también necesitamos de la responsabilidad de las y los ciudadanos para no comprometer la capacidad hospitalaria. De esta forma, el día de hoy nuestra economía y futuro de desarrollo como estado, depende de qué tan bien nos comportemos en esta etapa y del avance que hemos tenido en el proceso de vacunación”.

En estos comicios, el colmo del cinismo de Vila Dosal no tuvo límites, pues a pesar que las vacunas contra el Covid-19 fueron pagadas y distribuidas por el gobierno federal, todos los días acudió a los puestos de vacunación para constatar el avance, y así demostrar a los yucatecos de que está trabajando, es decir, saludaba con sombrero ajeno.

Jamás dio una disculpa pública por responsabilizar a los jóvenes, pero el pasado 20 de junio, por medio de un comunicado de prensa estableció que como resultado de las muestras enviadas al Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (IDRE), se determinó que en el Estado circulan dos nuevas cepas del coronavirus, las variantes brasileña y californiana, las cuales son más contagiosas, pero no más letales que la variante mexicana, que es la que comúnmente se registra en el territorio.

Resultado de junio

Debido a la circulación de dos nuevas cepas de Covid-19 en la entidad, las variantes brasileña y californiana, así como la negligencia de las autoridades estatales y municipales, en junio se registró un total de siete mil 103 casos de Covid-19, estableciendo un nuevo récord mensual de contagio.

Asimismo, la Secretaría de Salud de Yucatán (SSY) reveló que fueron 296 las defunciones ocurridas, por lo que se convirtió en el quinto mes con mayor índice de mortalidad.

También provocaron que durante dicho mes, se registrara un caso cada seis minutos, mientras que una persona expiraba cada cuatro horas con 52 minutos, en promedio.

La suma del sexto mes del año superó en 148.9 por ciento el total de mayo pasado, con dos mil 862 infectados, así como en 19.2 por ciento la de julio de 2020, con cinco mil 961 positivos.

El promedio diario de contagio fue de 236.8 casos, cuyo mínimo fue el pasado martes 1, con 170 infectados, y el máximo fue el viernes 25, con 301 positivos.

En el caso de las defunciones por Covid-19, fueron 296 los occisos, por lo que se convierte en el quinto mes con más alto índice de mortalidad, pues el máximo ocurrió en agosto de 2020, con 836 finados.

Por ende, promedio diario fue de 9.9 defunciones mientras que el mínimo se registró el pasado domingo 6, con cuatro fallecimientos, la cifra más alta fue de 15 occisos, tanto el domingo 27, el martes 29 y hoy.

Incluso, la moda fue de nueve, pues se repitió en 11 ocasiones, a lo largo del mes.

A 16 meses de la aparición de la pandemia en la entidad, ya son 47 mil 432 los casos confirmados acumulados, y hasta el momento han perdido la vida cuatro mil 527 personas.

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados