InicioNacionalYUCATÁN: MILLONARIO NEGOCIO EN EL PSIQUIÁTRICO

YUCATÁN: MILLONARIO NEGOCIO EN EL PSIQUIÁTRICO

 

Redacción/Sol Yucatán/ La Opinión de México 

Mérida.- El Hospital Psiquiátrico “Yucatán” iniciará nuevas investigaciones sin protocolo, ya que sus titulares han conseguido millonarios financiamientos de grandes empresas farmacéuticas, por lo que se expondrá la vida de los pacientes, quienes son objeto de experimentación de nuevos medicamentos, aún sin patentar.

Lo peor de todo, el gobierno del Estado mantiene su actitud de hermetismo, por lo que se niega a dar una posición sobre los lamentables sucesos que pueda acarrear al convertir a los usuarios en “cobayas humanos”, pues representa un millonario negocio que primeramente resurgió desde que Arsenio Rosado Franco se encargó del nosocomio.

La presidenta de la Fundación Mexicana para la Rehabilitación de Personas con Enfermedad Mental (FREM), Virginia González Torres, lamentó la intención de reiniciar la experimentación con los pacientes con problemas de salud mental, pues los más beneficiados son los directivos del nosocomio, quienes reciben fuertes sumas de dinero, así como las empresas farmacéuticas, quienes cobrarán la patente.

Por ende, los menos beneficiados serán los usuarios, ya que con ellos se experimentarán cómo reacciona su organismo ante determinados productos químicos, y dependiendo de los resultados, estos saldrían al mercado.

Desafortunadamente, en diversas ocasiones habrá occisos, usuarios que no soportarán las labores de experimentación, y como las pruebas se realizan en secreto y nadie reclamaría por el cuerpo, pues resulta fácil poner cualquier diagnóstico en el certificado.

Ante la reciente denuncia, la Secretaría de Salud de Yucatán (SSY) nuevamente activó “el protocolo de máxima seguridad” para el nosocomio, por lo que ningún comunicador puede ingresar a las instalaciones, y mucho menos para pedir información, así como fotografías y videos.

De acuerdo con la información proporcionada, la subdirección de Salud Mental de la SSY ya efectuó todos los trámites correspondientes para que nuevamente se realicen labores de investigación sin protocolo, tal como ocurrió de 2016 a 2018, de acuerdo con los documentos que posee Sol Yucatán.

Los psiquiatras que ahí laboran aprovechan el problema de salud mental de los pacientes para experimentar la efectividad de nuevos medicamentos, a pesar de que les pueda costar la vida.

Otra vez iniciaría el obscuro episodio del Psiquiátrico “Yucatán”, donde laboraban los que hoy son titulares de la subdirección de Salud Mental de la SSY, quienes experimentaban tanto con hombres como con mujeres

La experimentación de fármacos aún sin patentar entre los pacientes es un problema añejo e involucra a reconocidos especialistas, uno de ellos Felipe Triay Peniche, quien murió asesinado, así como también a reconocidos políticos que laboran en la SSY.

En esta ocasión, los estudios están autorizados por el titular de la SSY, Mauricio Sauri Vivas, con el aval del gobernador Mauricio Vila Dosal, quien en todo momento ha defendido el “madruguete” cometido en 2019, cuando el nosocomio nuevamente volvió a pertenecer al gobierno del Estado.

Ante la situación que prevalece en el Psiquiátrico “Yucatán” es mayor el hermetismo que prevalece en la dependencia, sobre todo, en el nosocomio, y lo peor de todo, la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Yucatán (Codhey), hace caso omiso a la grave problemática que retornó, y que pone en riesgo la vida de los usuarios o pacientes.

De acuerdo con el expediente de las investigaciones realizadas en el Hospital Psiquiátrico “Yucatán”, el cual consta de 178 hojas, todas ellas firmadas y selladas, de octubre de 2005 a abril de 2009, fueron cuatro los estudios de experimentación de fármacos en usuarios albergados en éste nosocomio.

En dos ocasiones se trató a personas con esquizofrenia, asimismo, se trabajó con usuarios que padecían bipolaridad 1, y con pacientes con depresión bipolar aguda.

Los proyectos se desarrollaron a finales de la administración gubernamental de Patricio Patrón Laviada, emanado del Partido Acción Nacional (PAN) así como a principios de la gestión de Ivonne Ortega Pacheco, del Revolucionario Institucional (PRI).

Ahora, retorna en la administración de Mauricio Sauri Vivas, sólo que ahora son más “precavidos”, tanto con el papeleo, así como en la seguridad, pues el nosocomio “está blindado” y en todo momento se impide el acceso a los medios de comunicación.

En los estudios efectuados en ese cuatrienio, el protagonista fue Arsenio Rosado Franco, en su calidad de presidente del Comité de Ética del nosocomio, y ahora, lo hace en su papel de subdirector de Salud Mental de la SSY, cargo que le otorgó Vila Dosal.

En el documento firmado por Rosado Franco, con fecha del 17 de junio de 2009, dirigido a Felipe Triay, se lee: “Por lo que en mi calidad de presidente del Comité de Ética, doy mi autorización para que usted, quien es el investigador principal, tome la responsabilidad en la conducción del estudio en el Hospital Psiquiátrico “Yucatán”, de acuerdo con los lineamientos éticos internos, así como aquellos de la Buena Práctica Clínica Internacional y la Legislación Sanitaria vigente en México”.

En la fase de experimentación en personas, los cuatro proyectos fueron autorizados por Rosado Franco, teniendo como investigador principal de los estudios a Felipe Triay Peniche, quien presuntamente fue asesinado por su aquel entonces co-investigador, Luis Enrique Lara González.

Durante cuatro años, el Psiquiátrico sirvió de laboratorio para el desarrollo de cuatro proyectos de investigación para la prueba de efectividad de medicamentos en personas con problemas de salud mental, quienes, debido a su condición, en la mayoría de los casos, están abandonados por sus familiares.

El gran cambio

El 25 de agosto de 2016, la Secretaría de Salud federal se encargó del Hospital Psiquiátrico “Yucatán”, y durante más de dos años, se desarrollaron diversas actividades a favor de los usuarios, quienes nuevamente recuperaron sus derechos humanos.

A partir de 2018, en el Estado empezó una nueva etapa de modernización de la atención psiquiátrica, con el establecimiento del Modelo Miguel Hidalgo de Atención en Salud Mental, en beneficio de los usuarios.

Anteriormente, en las instalaciones se vivía con mucho calor y moscos, pues el único que tenía acceso al aire acondicionados era el director.

Entre las carencias que habían estaban la falta de agua purificada, la comida insuficiente y de mala calidad, prevalecía el desabasto de medicamentos, el agua potable limitada, no había mosquiteros, etc.

Al mismo tiempo, los usuarios vivían encerrados y de manera indiscriminada se les aplicaban electrochoques, además que vivían con miedo, tristeza, desánimo y desesperanza.

Desde la puesta en marcha del proyecto, el estilo de vida de los usuarios cambió de manera notable, lo mismo que la forma de trabajar del personal del nosocomio.

La entonces Secretaria Técnica del Consejo Nacional de Salud Mental (Consame), Virginia González Torres, obtuvo recursos para la construcción de las Villas de Transición del Hospital Psiquiátrico “Yucatán”, cuyo banderazo de inicio de los trabajos fue el 14 de marzo de 2018.

El Fideicomiso del Sistema de Protección Social en Salud destinó para esta obra un techo financiero por 146 millones 876 mil 458 pesos, cuyo inmueble es aledaño a los hospitales Materno Infantil y de la Amistad Corea-México.

Sin embargo, el 2 de enero de 2019, cerca de las 11 horas, se registró un madruguete, avalado por Vila Dosal, y se impuso nuevamente el sistema asilar, desechando toda evidencia del Modelo Hidalgo.

Actualmente, las condiciones de vida de los usuarios son deplorables, ante las numerosas deficiencias que prevalecen en el nosocomio, por lo que los internos viven en condiciones infrahumanas.

La ex secretaria técnica del Consejo Nacional de Salud Mental (Consame), Virginia González Torres, afirmó que desde su instalación en la entidad, “psiquiatras yucatecos “de la vieja guardia” pretendieron boicotear el Modelo Hidalgo, debido a que sus intereses personales se ver perjudicados”.

Resaltó que Yucatán se convirtió en referencia de los beneficios que el programa brinda para los usuarios (pacientes) y familiares, pero aún pretenden por desvirtuar los logros, y lo peor de todo, con el fomento de la violencia.

Pero, desafortunadamente, Vila Dosal avaló la cancelación del programa federal, y apostó por el sistema asilar, por lo que los más afectados son los usuarios, concluyó.

  

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados