InicioNacionalYUCATÁN: NOTARIOS FRAUDULENTOS

YUCATÁN: NOTARIOS FRAUDULENTOS

 

Redacción /Sol Yucatán/ La Opinión de México 

Seyé.-El ahora ex comisario ejidal José Francisco Burgos Pech es “desenmascarado” por ejidatarios, luego de que durante su administración 2018-2021, vendió 189 hectáreas en un millón 800 mil pesos.

Lo anterior es sustentado por Sol Yucatán con documentos oficiales que se obtuvieron en el Registro Público de la Propiedad, y donde destacan también Notarios Públicos y abogados que dieron fe de una asamblea inexistente.

Investigaciones periodísticas revelan que José Francisco Burgos Pech vendió 27 predios de 7 hectáreas cada uno, localizados en distintos puntos del tramo Acanceh-Cuzamá.

Ello, debido a que los límites políticos administrativos marcan la pertenencia de los terrenos en mención, lo que quiere decir que están y pertenecen al ejido de Seyé.

Burgos Pech simuló llevar a cabo una Asamblea el 26 de enero del 2020, con la finalidad de vender las 189 hectáreas a la Inmobiliaria “Montebello 310, Sociedad Anónima de Capital Variable”, en un millón 800 mil pesos.

El ex Comisario ejidal Francisco Burgos Pech, en complicidad con fedatarios, vendió 189 hectáreas en un millón 800 mil pesos, sin asamblea ni autorización de los campesinos.

De dicha cantidad de dinero, ningún ejidatario de los mil 653 que existen en el Padrón oficial fue informado por parte del tesorero del Comisariado Ejidal, Casimiro Escobedo Mis, ni tampoco por el Secretario Francisco Dzul Canul, por lo que ambos podrían enfrentar a la justicia como en su momento, a decir de denunciantes, lo hará el tristemente célebre Burgos Pech y también su “maestro”,  el ex comisario ejidal Lorenzo Cauich Miam.

Para concretar esta fechoría, José Francisco Burgos Pech contó con la complicidad de los siguientes Notarios Públicos:

Carlos Tomás Goff Rodríguez, Notario Público número 97 con sede en Tekax, quien al parecer es el principal operador de la inmobiliaria, pues está señalado en al menos 8 títulos de propiedad; Roger Alfredo Méndez Lara, Notario Público número 83, de Mérida; Alejandro José Monsreal Rodríguez, Notario Público número 15 de Mérida, entre otros.

Es preciso, señalar que el 31 de enero del año en curso, ante la falta de autorización de autoridades municipales, estatales y federales, de abrir espacios para reuniones masivas ante la pandemia del Covid-19, en clara desobediencia, José Francisco Burgos Pech organizó una “supuesta” Asamblea para elegir al nuevo Comisariado Ejidal, sin embargo, no hubo invitación para todos los ejidatarios, excepto para los suyos.

En esa ocasión, Sol Yucatán pudo conocer durante el trabajo periodístico en esta localidad, que la votación fue únicamente de su grupo de ejidatarios y pusieron, según ellos, a Napoleón Jacinto Sulub Pech, a quien el Tribunal Unitario Agrario no le reconoció su representación legal dado que el Registro Agrario Nacional, RAN, quien certifica el proceso, no lo ha hecho hasta el día de hoy, toda vez que también un Juzgado Federal giró una medida precautoria para no validar dicha reunión, en pocas palabras no tiene ningún sustento legal que lo acredite como Asamblea.

Lamentablemente, José Francisco Burgos Pech y Lorenzo Cauich Miam, han colocado al frente del Comisariado Ejidal, aunque no sea oficial, a Napoleón Jacinto Sulub Pech, quien por desgracia carece de una preparación académica mínima y no se da cuenta que los ex comisarios buscaron quien pague las consecuencias de sus fechorías, incluso, en las últimas audiencias a las que ha asistido el Tribunal, ya no ha sido acompañado por las abogadas Xail de la Luz González Alpuche y Elidé Silveira Hau, quienes pertenecen al despacho de Armando Ceballos, en lo que el mismo Napoleón fue alertado de que simplemente le asignaron a dos abogadas, una de ellas de nombre Fabiola Mariana Hobak May, principiantes que no lo han sabido defender.

De hecho, a ella, en el Tribunal Agrario le dijeron tajantemente que podría perder su cédula profesional por mentir en dos ocasiones ante un Tribunal.

Por todo lo anterior, esta casa editorial pudo conocer que ya la Inmobiliaria está vendiendo en partes las 189 hectáreas que obtuvo de manera fraudulenta, toda vez que el “arreglo” fue únicamente con José Francisco Burgos Pech, de acuerdo a los documentos que obran en poder del que esto escribe.

La investigación periodística “desenmascara” a quienes por años han traicionado a los ejidatarios en este Ejido de Seyé, y que hoy se encuentran en la lucha por recuperar lo que les pertenece desde hace muchas generaciones, por lo que es importante que las autoridades se preocupen por darle la razón a quienes la tienen, ya que de lo contrario Sol Yucatán permanecerá  a la expectativa para denunciar posibles actos de corrupción de los funcionarios de las dependencias, y es que, en este sentido, la titular del Tribunal Unitario Agrario, TUA, Lilia Isabel Ochoa Muñoz, dijo en entrevista exclusiva con este medio de comunicación, que todo el Notario que se preste a firmar y sellar documentos para validar Asambleas inexistentes y de esa manera ayudar a que se cometan acciones fraudulentas, serán citados a declarar y en su caso, de resultar responsables se notificará a la Secretaría de Gobernación en donde incluso podrían perder su licencia para ejercer.

Lilia Isabel Ochoa Muñoz.
Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados