InicioNacionalYUCATÁN: PROTECTOR DE DELINCUENTES

YUCATÁN: PROTECTOR DE DELINCUENTES

*Ramírez Marín cobijó en su planilla de regidores a Antonio Osorio Vázquez, (a) “El Perro”, sobre quien pesa diversas denuncias penales por delitos de índole sexual. También fue el jefe del grupo de vándalos “Los trompos” y sobrino político de Orlando Paredes Lara

*Dirige el equipo de fútbol Palestinos, pero actualmente dicho Centro es una pantalla, pues solo utiliza a los menores de edad para bajar dinero y apoyos, pues los pone a cantar y a dar lástima para que le den apoyos. Ha vivido de tres sexenios

Redacción/Sol Yucatán

Mérida.- El senador y candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la alcaldía de Mérida, Jorge Carlos Ramírez Marín, se convierte en protector de delincuentes para redimir los numerosos ilícitos cometidos a lo largo de su carrera política, pues acobijó en su planilla de regidores a Antonio Osorio Vázquez, (a) “El Perro”, sobre quien pesa diversas denuncias penales, por delitos de índole sexual.

El “Gordito Marín”, como se autonombra, protege a un acosador sexual, quien también fuera el jefe del grupo de vándalos “Los trompos” y sobrino político de Orlando Paredes Lara.

La carrera delictiva de Osorio Vázquez inició de joven y oficialmente cuando era trabajador de confianza de la Unidad Deportiva Kukulkán, en la época que fue director José Collí Argáez, de 1994 a 1996, cuando se graduó de acosador sexual.

Durante estos tres años, perseguía y fastidiaba a las secretarias y madres de familia, quienes cansadas del acoso sexual optaron por interponer demandas penales en lo que hoy es la Fiscalía General del Estado (FGE).

Mejor conocido como “El Perro” Osorio era uno de los paleros del PRI, pues se encargaba de golpear y hacer a un lado a los que perjudicaban y estorbaban al partido, ya que controlaba a una banda de gamberros del Sur de la ciudad.

Como pago a sus favores, le dieron un puesto en el gobierno del Estado, y a todos les presumía que era “intocable” y nada le podían hacer, ya que su tío político era Orlando Paredes Lara.

En el Kukulkán robaba el dinero y las pertenencias de los usuarios, asimismo, se llevaba material de limpieza del inmueble a su casa y cobraba indebidamente la renta de las canchas.

A pesar de los antecedentes, el ex gobernador Rolando Zapata Bello lo nombró como administrador de la Unidad Deportiva “Villa Palmira”.

Hoy en día, “El perro Osorio” grita y presume que es el coordinador general del Centro de Formación Palestino, que está integrado por equipos de futbol.

Según el delincuente sexual, en 1985, Palestinos se convirtió en el primer equipo de fútbol, pero actualmente dicho Centro es “una pantalla”, pues solo utiliza a los menores de edad para bajar dinero, pues los pone a cantar y a dar lástima para que le den apoyos.

Pero todo el dinero va directo a su bolsillo, y lo peor de todo, a los familiares de los niños les cobra los uniformes y cuotas de recuperación, “para reponer parte de los gastos”.

Irónicamente, uno de estos patrocinadores era Mauricio Vila Dosal, cuando fungía como alcalde de Mérida, a quien le mandaba cartas pidiendo apoyo para los deportistas, a pesar de que era el administrador de “Villa Palmira”.

En la administración de Zapata Bello colocó a su presunta compañera extramarital como la secretaria de dicha Unidad Deportiva.

Osorio Vázquez acosaba sexualmente a las mujeres que trabajaban en la unidad, en especial a una que él decía que era la querida del director del Instituto del Deporte del Estado de Yucatán (IDEY), Juan Sosa.

Durante esos tres años, la unidad deportiva se convirtió en un centro de corrupción y del vicio, pues se robaba material de limpieza, rentaba los campos dando recibos oficiales y nunca entregó el dinero al IDEY.

Al mismo tiempo permitió que los trabajadores se emborracharan y toleró que los vándalos se drogaran en las canchas y en las gradas del campo de béisbol.

En numerosas ocasiones, los vecinos se quejaron de todas las irregularidades, pero nunca hubo una respuesta favorable para los deportistas.

En el pasado proceso electoral de 2018 fue operador político del PRI, y convirtió la oficina de “Villa Palmira” en una bodega de propaganda del tricolor.

De manera descarada filtró información al Partido Acción Nacional (PAN), y gritaba que su padrino político era Xavier Abreu Sierra, quien le daría un hueso, e incluso, que lo haría diputado, pero al final nada la dieron, pues se peleó con su padrino, y este lo saco de la jugada.

Y ahora, “el gordito Marín”, que sabe del historial delictivo de “El Perro”, lo pone en su planilla, pero más bien, lo hace cómplice, ya que el candidato a la alcaldía busca a personas acostumbradas a delinquir para que le puedan hacer el trabajo sucio.

Incluso, en dado caso que sea descubierto, pues tenga a alguien a quien culpar del delito cometido, y de esta manera, se lava las manos.

En una ocasión, “El Perro” dijo: “Crecí en lo que algunos llaman el Sur profundo, ahí donde se observa de frente el rostro de la más cruda pobreza y marginación de la capital yucateca, sólo que a diferencia de muchos otros, crecí con la convicción de que con esfuerzo y dedicación se pueden romper los ciclos de la pobreza”.

Por ende, robando es como salió de la pobreza y dando pena es como usa la bandera de lastima para pasar la charola y bajar apoyos, que la mayor parte de estos son para su beneficio.

Ni la burla perdona…

El cinismo en su máxima expresión se registró el pasado martes 18, cuando Ramírez Marín, acompañado de Osorio Vázquez, recorrió diversas colonias de Mérida, donde dieron a conocer que creará una red de deporte social-comunitario con la participación de todos los miembros de las colonias y comisarías para que genere empleos y fortalezca el tejido social.

“La creación de una red de deporte social-comunitario para involucrar a toda las colonias y comisarías en el desarrollo de estas actividades, generar empleo entre jóvenes y padres de familia que tengan el conocimiento para enseñar alguna disciplina y entrenar a los equipos conformados por sus propios vecinos”, detalló el polémico senador, a quien le quedan pocos días de fuero, se reanudarían las numerosas denuncias que hay en un contra.

El abanderado del PRI-PRD añadió que dicha red se desarrollará en los espacios recuperados por el Ayuntamiento, pues existe una innumerable cantidad de terrenos baldíos que pueden convertirse en espacios deportivos.

“El deporte puede ser el puente que permita a una sociedad construir sentido de colectividad, de esperanza en el futuro y de deseos de superación. Yo prefiero ver más campos deportivos que centrales de policía, invertir más en equipos de fútbol, béisbol, sóftbol y básquetbol que en cámaras de vigilancia y gastar más en campeonatos que en cursos de prevención de delitos graves”, detalló.

Ramírez Marín dio a conocer que su propuesta deportiva abarca la rehabilitación de terrenos abandonados y espacios deportivos para su uso permanente y la conformación de un Comité Interdisciplinario para el Deporte de Alto Rendimiento, en el que expertos, entrenadores y atletas puedan participar en la creación de políticas públicas para impulsar a los deportistas meridanos.

Con toda ironía, aseveró que “no más simulación, quiero trabajar de la mano de los que saben, se los cuentan con los conocimientos y la pasión para impulsar medidas contundentes en cada deporte”.

Se hinca antes de tiempo

Durante su discurso, Ramírez Marín sorprendió a todos los presentes, pues aseveró que buscará un compromiso con el gobernador (Mauricio Vila Dosal) para que el municipio partícipe tanto en la concepción como en la construcción del Centro de Alto Rendimiento de Ajedrez que el gobierno del Estado ya tiene contemplada, y su construcción se lleve a cabo en el Sur de la ciudad.

Es decir, ya cambió el rumbo de su campaña, y empieza a favorecer al gobierno emanado del PAN.

Inmediatamente, el candidato presentó su programa “Diamante Mérida”, por el que se compromete a crear 15 campos de béisbol infantil en distintas zonas de la ciudad.
Por su parte, el presidente del Centro de Formación Palestino, Antonio Osorio señaló que el impulso al deporte, con mayor énfasis en el sur de la ciudad, será de vital importancia para el reforzamiento del tejido social.

“El impacto será tremendo porque la forma responsable en la que el candidato presenta sus propuestas genera confianza y en el tema del deporte requerimos este fortalecimiento y apoyo, porque el deporte es vida y salud”, acotó.

El anuncio deportivo se realizó en las instalaciones del Centro de Formación Palestino, al sur de Mérida, donde estuvieron presentes: Martín Matienzo, exjugador profesional de futbol, Gustavo “Guty” Espadas JR., exboxeador profesional; Raúl Jiménez Ávila, expresidente de la Comisión Municipal de Box, Gilberto Rosado, deportista; juan Carlos Sánchez, director del Instituto Militarizado del Sureste, entre otros deportistas, jóvenes y atletas.

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados