InicioNacionalYUCATÁN: ROLANDO ROBÓ A ZONAS ARQUEOLÓGICAS

YUCATÁN: ROLANDO ROBÓ A ZONAS ARQUEOLÓGICAS

 

Redacción/Sol Yucatán/ La Opinión de México 

Mérida. – La desaparición de 18 millones de pesos durante la administración de Rolando Zapata Bello impiden la realización de cinco proyectos arqueológicos de rescate, conservación e investigación en Chichén Itzá, Izamal, Dzibilchaltún, Uxmal y Kulubá.

A pesar que el gobernador Mauricio Vila Dosal sabe de la problemática, se niega a “descongelar” los expedientes que están en la Fiscalía General del Estado (FGE) y lo peor de todo es que tampoco quiere reponer el monto faltante, pues su antecesor sólo entregó el 50 ciento del techo financiero correspondiente.

Los respectivos proyectos permanecen detenidos debido a la “desaparición” del 50 por ciento del dinero, que durante la administración de Rolando Zapata Bello se presupuestó para obras en cinco zonas arqueológicas del Estado.

El 26 de marzo de 2018, el gobierno del Estado destinó 35 millones de pesos para el rescate, conservación e investigación de cinco proyectos arqueológicos, los cuales estarían a cargo de especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

ROLANDO ROBÓ A ZONAS ARQUEOLÓGICAS_SOL YUCATÁN

Al pie del Palacio de los Mascarones en la urbe prehispánica de Kulubá, en el oriente del territorio, a más de 200 kilómetros de Mérida, Zapata Bello, y el director General del INAH, Diego Prieto Hernández, firmaron un convenio de colaboración para poner en marcha dichas acciones, en las ciudades mayas de Chichén Itzá, Izamal, Dzibilchaltún, Uxmal y Kulubá.

Ante autoridades de los tres niveles que atestiguaron la firma del acuerdo para habilitar este sitio, que será el número 18 de la entidad, el Gobernador dijo que esto permitirá incrementar lo que conocemos sobre los mayas y lo pondrá a disposición del turismo local, nacional y extranjero, para que conozca su legado.

La desaparición de 18 millones de pesos durante la administración del ex gobernador impiden la realización de cinco proyectos arqueológicos de rescate.

Al respecto, Prieto Hernández detalló que con la firma del Convenio de Aportaciones para el “Programa de aprovechamiento de los sitios arqueológicos para el impulso del desarrollo turístico, social y cultural en el estado de Yucatán para el 2018”, se benefician cinco planes, lo que garantizaría un grado de sustentabilidad.

«Yucatán posee una gran riqueza social, cultural y natural, celebramos el énfasis en estos esquemas con una perspectiva de alcance social y económico, de fortalecimiento de la gobernabilidad, promoción e investigación académica, con miras al aprovechamiento de su potencial turístico», puntualizó.

ROLANDO ROBÓ A ZONAS ARQUEOLÓGICAS_SOL YUCATÁN
Créditos: Mediateca INAH

Palabras vanas

Zapata Bello comentó que tras 18 años de que se realizaran las últimas labores de salvamento y apertura al público en la zona arqueológica de Ek’Balam, en menos de dos décadas ya se posicionó como la tercera con mayor afluencia anual en todo el Estado.

Afirmó que gracias a su historia y su ubicación geográfica, Kulubá permitirá fortalecer aún más el Oriente del Estado como un polo de atracción turística, consolidando a Yucatán como una entidad caracterizada por su cultura y tradición, y también como uno de los más importantes del sector, acotó.

Acompañado de su hija Monserrat, recordó que en 2012, las zonas arqueológicas recibieron aproximadamente dos millones 300 mil visitantes y en 2017, estos espacios superaron por primera vez los tres millones y medio de asistentes.

Asimismo, Chichén Itzá, Uxmal, Ek’Balam y Dzibilchaltún fueron las más concurridas, acumulando al 85 por ciento de los paseantes totales, señaló.

ROLANDO ROBÓ A ZONAS ARQUEOLÓGICAS_SOL YUCATÁN

Este aumento de más de un millón 200 mil turistas en un lustro, que significa un avance del 35 por ciento, representa una mayor derrama económica para el estado y se refleja en el crecimiento en el número de hoteles, restaurantes y ventas en los comercios.

En su discurso, Zapata Bello apostó por la investigación arqueológica, pero sus palabras se volvieron vagas y viciosas al concluir su administración, cuando se descubrió la desaparición de 18 millones de pesos.

La auditoría confirmó el desvío de los recursos destinados para la investigación arqueológica, y a pesar que se interpuso la respectiva denuncia penal ante la FGE, Vila Dosal ordenó que congelaran la respectiva investigación en contra de su antecesor.

Desafortunadamente, Vila Dosal tampoco quiere devolver el dinero que el gobierno del Estado ofreció al INAH, para los respectivos estudios, a pesar de la importancia de los mismos.

Denuncia sin propuesta

A finales de marzo de 2019, el director general del Patronato de las Unidades de Servicios Culturales y Turísticos (Cultur), Mauricio Díaz Montalvo, denunció la desaparición del dinero, y en todo momento se deslindó de la problemática, al mismo tiempo no quiso comprometer a la dependencia.

Aclaró que al INAH – Yucatán sólo se le entregó 17.5 millones de pesos, es decir, la mitad del techo financiero presupuestado durante 2018.

“Sólo le dieron la mitad (al INAH-Yucatán), el resto (del presupuesto) no se entregó”, cuyo monto total fue de 35 millones de pesos, tal como se estableció el 26 de marzo de 2018, en el convenio firmado en Kulubá, entre el aquel entonces director General del INAH, Diego Prieto Hernández, y Zapata Bello.

Dijo desconocer el paradero del recurso faltante, por lo que ahora se busca la forma de conseguir el dinero para destinarlo a la federación.

“Nos entregaron un gobierno con un faltante de 18 millones de pesos y se buscan los mecanismos para resarcir ese saldo” correspondiente a Cultur, acotó durante la entrevista concedida durante la presentación del Plan Estatal de Desarrollo.

Cuestionado de dónde saldría el recurso faltante, el funcionario expresó que “se trabaja para saber de dónde saldría”, pero sin detallar al respecto, y mientras tanto, continúan las pláticas con la federación para evitar la cancelación del proyecto arqueológico.

Al INAH – Yucatán sólo se le entregó 17.5 millones de pesos de los 35 millones asignados para las obras en estas zonas arqueológicas. Desconocen el paradero del recurso faltante.

Por otra parte, expresó que el 21 de marzo de 2019, a Chichén Itzá acudieron cerca de 14 mil 100 personas, quienes presenciaron el fenómeno arqueo astronómico del equinoccio de primavera, consistente en el descenso y ascenso de Kukulcán sobre la alfarda noroeste de El Castillo.

Asimismo, a Dzibilchaltún arribaron unas mil 800 visitantes, entre turismo nacional y extranjero, quienes presenciaron el ingreso del Sol sobre el templo de las Siete Muñecas.

En torno al presupuesto que Cultur destina para trabajos en las ciudades precolombinas, recurso que se obtiene con el cobro por la estancia en el Parador Turístico, aclaró que ese rubro no le compete.

Las cobranzas a las zonas arqueológicas ya no las tiene Cultur, desde 2012, cuando la ex gobernadora Ivonne Ortega Pacheco le quitó esa facultad (a la dependencia) y se la dio a la actual Secretaría de Finanzas y a la Agencia de Administración Fiscal.

“Del cobro de las entradas sale el presupuesto de Cultur, el cual, para 2019, es austero”, subrayó.

Dzibilchaltún_Sol Yucatán
Dzibilchaltún, México

Arribo mensual

Durante el primer semestre de 2020, en Yucatán, el turismo arqueológico y museográfico se mantuvo a la alza, con el arribo de cerca de 760 mil paseantes a los sitios de interés abiertos al públicos, reveló el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Incluso, tan sólo en junio se registró la afluencia más alta de los últimos 10 meses, con un aumento del 8.6 por ciento, en comparación de mayo pasado.

Desafortunadamente, desde hace 15 meses permanecen cerradas 10 zonas arqueológicas de la entidad, y hasta el momento se desconoce la fecha de reapertura de estos sitios precolombinos, más ahora que en el país se registra el principio de una tercera ola de contagio de Covid-19, además que Yucatán está en semáforo naranja.

En los primeros seis meses del año, en Yucatán, cerca de 760 mil personas han acudido a las siete zonas arqueológicas abiertas al público y al Museo.

Incluso, junio fue el mes de más alta de afluencia durante el año en curso, y se prevé que la cifra aumente, y más con la reapertura con las demás zonas de monumentos arqueológicos.

ROLANDO ROBÓ A ZONAS ARQUEOLÓGICAS_SOL YUCATÁN

De acuerdo con el INAH, durante los primeros seis meses del año, a los museos y zonas arqueológicas del país ingresaron dos millones 364 mil 990 personas, cifra que es 63.1 por ciento inferior con respecto al mismo período de 2020, cuando la suma fue de seis millones 411 mil 581 turistas, correspondiente al primer trimestre, ya que en marzo de ese año, cerraron los sitios, debido a la contingencia, por la pandemia.

Del total de paseantes, dos millones 96 mil 990 acudieron a las ciudades precolombinas y 268 mil 603 ingresaron a los museos.

Asimismo, del total de visitantes, un millón 537 mil 275 eran turistas nacionales, el 65 por ciento y 827 mil 715 eran extranjeros, el 35 porcentual.

A consecuencia de la pandemia, en Yucatán sólo se permite el acceso a siete de las 17 zonas arqueológicas abiertas al público.

ROLANDO ROBÓ A ZONAS ARQUEOLÓGICAS_SOL YUCATÁN

A nivel nacional, a partir de junio pasado, Chichén Itzá es la zona de patrimonio arqueológico más visitadas con 589 mil 461 paseantes, el 28.12 por ciento del total, seguido de Tulum, con 490 mil 815 turistas, el 23.41 por ciento, y Teotihuacan, con 236 mil 105 personas, el 11.26 porcentual.

Tan sólo en estos tres sitios arribó el 62.79 por ciento del total del turismo arqueológico, es decir, dos de cada tres, estableció el INAH a través de su página electrónica.

Mientras que Uxmal se ubicó en el séptimo lugar nacional, con el 3.11 por ciento del total nacional; Ek’Balam está en el octavo sitio, el 1.89 por ciento; Dzibilchaltún está en el décimo peldaño, el 1.25 por ciento, y Mayapán, en la onceava posición, con el 0.79 por ciento; Izamal, en el lugar 19, con el 0.58 por ciento, e Xkambó, con el 0.46 porcentual.

Tras la aparición del coronavirus 2 del Síndrome Respiratorio Agudo Grave (SARS-CoV-2) causante de la enfermedad Covid-19 en la República Mexicana, se decidió cerrar las 193 zonas arqueológicas abiertas al público así como los 162 museos del país, a partir de la última semana de marzo de 2020, y de manera paulatina empezaron a abrir en septiembre del mismo año, aunque muchos sitios, la reapertura aún no llega.

ROLANDO ROBÓ A ZONAS ARQUEOLÓGICAS_SOL YUCATÁN

Incluso, en 2020, en Yucatán nuevamente cerraron ante la presencia y efectos de los ciclones y frentes fríos que impactaron al país, pero días después se reaperturaron.

Mientras que en 2021, volvieron a cerrar, primeramente, con motivo al equinoccio de primavera y las vacaciones de Semana Santa.

Cabe destacar que del 5 al 8 de julio pasado, Uxmal cerró temporalmente al público, debido a que uno de los trabajadores resultó positivo a Covid-19, y se sanitizó el sitio.

Desafortunadamente, desde el pasado viernes 2, ejidatarios de Chablekal, comisaría de Mérida, impiden el acceso a Dzibilchaltún, en demanda por el pago de sus tierras.

ROLANDO ROBÓ A ZONAS ARQUEOLÓGICAS_SOL YUCATÁN

En el caso específico de Yucatán, ante la contingencia por Covid-19, de enero a junio pasado, el arribo del turismo arqueológico y de museos es de 768 mil 67, por lo que es 11.5 por ciento menor en comparación con el del mismo período de 2020, cuando fueron 857 mil 124 los turistas que arribaron a la entidad.

Del total de visitantes, 758 mil 786 acudieron a las zonas de monumentos arqueológicas y nueve mil 281 personas entraron al Museo Regional de Antropología e Historia “Palacio Cantón”, el cual ocupó el octavo lugar nacional en afluencia, el 3.46 por ciento del total del país.

Asimismo, del total de paseantes, 401 mil 325 eran nacionales, el 52.2 por ciento, y 366 mil 742 extranjeros, el 47.8 porcentual.

ROLANDO ROBÓ A ZONAS ARQUEOLÓGICAS_SOL YUCATÁN
Créditos: Royal Reservations

El 77.7 por ciento del turismo arqueológico acudió a Chichén Itzá, seguido de Uxmal, con 65 mil 192 personas, el 8.6 por ciento; Ek’Balam, con 39 mil 617 paseantes, el 5.2 por ciento, y Dzibilchaltún, con 26 mil 263 turistas, el 3.5 porcentual.

Asimismo, Mayapán, con 16 mil 516 visitantes, el 2.18 por ciento; Izamal, con 12 mil 67 paseantes, el 1.59 por ciento, e Xkambó, con nueve mil 670 ingresos, el 1.27 porcentual.

Tras el cierre de los sitios a consecuencia del Covid-19, el 23 de marzo de 2020, aún no se abren al turismo 10 urbes prehispánicas, específicamente, Acanceh, Aké, Chacmultún, Grutas de Balamcanché, Grutas de Loltún, Kabah, Labná, Oxkintok, Sayil e Xlapac.

Más leído
HOY ESCRIBE
Relacionados